Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Una sorprendente táctica para poder resistir los irresistibles antojos

Los antojos están estrechamente relacionados con los centros de recompensa en el cerebro

Los antojos de comida son notoriamente difíciles de resistir.

El aroma del pan que llega a tu nariz, un vistazo a esas papas fritas o la sensación repentina de nostalgia pueden hacer que incluso los dotados con más fuerza de voluntad olviden rápidamente esa tantas veces tomada resolución de alimentarse más saludablemente.

- [CLIC AQUÍ para visitar la portada de Tecnología y Ciencias]

-[Estados Unidos desmiente que el 5G sea perjudicial para la salud]

-[Científicos descubren un nuevo órgano que es sensible al dolor]

Los antojos están vinculados a la memoria. Cuando comemos un alimento que nos gusta, creamos un recuerdo positivo. Cuando asociamos una comida con recuerdos felices, afecta a lo bien que creemos que sabe y lo bien que nos hace sentir, le explicó a la BBC el psicólogo social Carey Morewedge, de la Universidad de Boston, EE.UU.

Cuanto más comemos de esa comida, más reforzamos este recuerdo. Cuando se forman estos recuerdos positivos, se entrometen en nuestra conciencia como un anhelo. Un olor, sentimiento o lugar pueden traer a la mente esa memoria y provocar un antojo.

Un premio cerebral

Los antojos están estrechamente relacionados con los centros de recompensa en el cerebro.

La comida chatarra se instala en el cerebro.

La comida chatarra se instala en el cerebro.

Los alimentos cargados de carbohidratos, como las bebidas azucaradas y las papas fritas, desencadenan una ruta de señales hacia estos centros de recompensa, mientras que los alimentos grasos como el queso toman una ruta diferente.

Si mezclas carbohidratos y grasas -en un helado o chocolate, por ejemplo-, esos centros de recompensa se refuerzan, según una investigación de la Universidad de Yale.

Entonces tu cerebro te recompensa por satisfacer los antojos de estos alimentos.

¿Qué hace que un antojo sea más fuerte?

Nuestras emociones y estilo de vida pueden hacer que los antojos sean más difíciles de resistir. Y hay algunos factores que han demostrado debilitar la resolución.

- Estrés: comer papas fritas, chocolate y galletas se ha asociado con un mayor estrés.

- Mayores niveles de aburrimiento y ansiedad.

- Dormir durante el día se ha relacionado con los antojos, mientras que los patrones de sueño pobres o inusuales se han asociado con un índice de masa corporal (IMC) más alto.

- Se ha demostrado que las dietas restrictivas aumentan los antojos.

Fuente: Nielsen Global Snacking Report 2014

Fuente: Nielsen Global Snacking Report 2014

4 formas conocidas de lidiar con los antojos...

Hay una serie de teorías sobre cómo ayudarte a resistir un antojo de comida, o incluso prevenir el antojo.

1. Bebe más agua. Un estudio encontró que beber 500 ml de agua antes de una comida ayudaba a las personas a perder peso.

2. Ponte en movimiento. Estudios mostraron que los antojos de chocolate se redujeron cuando las personas hacían algún ejercicio rápido.

3. "Asegúrate de comer lo suficiente a la hora de las comidas para evitar que busques golosinas azucaradas por la tarde o por la noche", aconseja la terapeuta Sally Baker.

4. "Si te sientes estresado, ansioso o incluso aburrido, puedes hacer algo distinto que comer para salir de ese estado de ánimo negativo", señala Baker. "Dar un paseo por un parque funciona para muchas personas, reunirse para conversar con amigos o incluso un baño puede ser mucho más satisfactorio que recurrir a un refrigerio y es más probable que te haga sentir mejor".

...y una táctica más fuera de lo común

Varias de las teorías anteriores requieren una acción -beber agua, hacer ejercicio, etc.- que ayuda por diferentes razones, entre ellas porque te distraen.

Piensa en otra cosa... ¿espinaca?

Piensa en otra cosa... ¿espinaca?

Van por la línea de los consejos que te dan amigos o familiares, aquello de: "¡Deja de pensar en eso! Ponte a pensar en otra cosa y verás que se te pasa".

Sabios consejos.

Pero, entonces, ¿por qué un equipo de investigadores aconseja todo lo contrario?

Ellos mismos en su estudio empiezan recordando a los perros del fisiólogo y psicólogo Iván Pávlov, aquellos que en los experimentos salivaban anticipando la comida, y señalan que eso refleja nuestra propia experiencia imaginada, es decir, pensar en el consumo futuro de chocolate aumenta nuestro deseo y nuestra motivación para obtenerlo.

Pávlov es conocido sobre todo por formular la ley del reflejo condicional. Aquí aparece (centro, con barba) haciendo sus primeros experimentos en el departamento de Psicología del la Academia Militar de Medicina, 1911.

Pávlov es conocido sobre todo por formular la ley del reflejo condicional. Aquí aparece (centro, con barba) haciendo sus primeros experimentos en el departamento de Psicología del la Academia Militar de Medicina, 1911.

Entonces, ¿cómo y por qué pensar repetidamente en un alimento nos puede ayudar a resistir un antojo?

"Parece extraño, pero realmente se basa en buenos conocimientos científicos sobre cómo se forman los antojos", aseguró Morewedge, uno de los autores del estudio

Paso seguido, explicó que en sus experimentos los voluntarios estaban en cabinas separadas y cada uno tenía a la mano 30 pedazos de chocolate.

"La idea es que esos 30 chocolates estaban estimulando un antojo. Los antojos a menudo se forman a través de un recuerdo que tenemos. Es posible que recordemos un momento positivo en el que comimos chocolate, podemos pensar en el sabor de un chocolate que alguna vez disfrutamos.

Apelando a la fuerza de voluntad.

Apelando a la fuerza de voluntad.

"Y así, todos estos diferentes tipos de señales pueden llevarnos a pensar en lo positivo que sería tenerlo y a notar lo desagradable que es que no estamos comiendo chocolate en este momento".

¡Exacto! Ese es precisamente el momento en el que nos debemos alejar físicamente del chocolate, evitar pensar en él, sacarlo de la mente... ¿no? ¿Por qué no hacer simplemente eso?

"Es cierto que eso intuitivamente parece tener sentido, pero también es problemático debido a la memoria".

"Hazme un favor: trata de no pensar en un oso blanco".

"Apenas alguien te dice eso, piensas en un oso blanco".

Acuérdate de no pensar en mí.

Acuérdate de no pensar en mí.

"Eso es lo que encontramos al investigar: cuando las personas intentan suprimir los pensamientos de algo, tienden a activar esos pensamientos y es más probable que los tengan".

Sabiduría popular: entre más tratas de evitar algo que te gusta, más te tienta.

Entonces, a los voluntarios se les pidió que pensaran en comerse todo ese chocolate, como una forma de disminuir la tentación y, por ende, el consumo.

Imaginación en lugar de hechos

La lógica de la aparentemente ilógica táctica es así:

Habíamos quedado en que pensar en el consumo futuro de chocolate aumenta nuestro deseo y nuestra motivación para obtenerlo.

Pero una vez obtienes el tan anhelado chocolate y te lo empiezas a comer, tras unos bocados, tu apetito generalmente disminuye y la oferta de una segunda barra es menos atractiva que la primera.

Libertad de pensamiento.

Libertad de pensamiento.

Pues los estudios de Morewedge y sus colegas mostraron que la disminución en la respuesta hedónica también puede ser inducida imaginándote que te comes la primera barra de chocolate.

En las comparaciones de los sujetos a los que se les pidió que imaginaran el consumo repetitivo de dulces o queso, observaron una caída específica en la cantidad consumida cuando a los sujetos se les ofrecieron los alimentos imaginados previamente.

Vale la pena intentarlo, ¿no? Si te resulta efectivo, sería una forma más agradable de resistir un antojo que intentar constantemente alejar de nuestra mente esas cosas que tanto nos gustan.

Tags Relacionados:

salud

BBC

Dieta

Alimentación saludable


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ