26 de noviembre del 2014 19 °C

Sentarnos a hablar

Noche de fin de semana. Sin previo aviso su pareja lo mira a los ojos y le dice muy seriamente: “Tenemos que hablar”. ¿Le ha pasado alguna vez? Al escuchar esa temida frase a muchos se nos hiela sangre anticipando problemas y en un instante recorremos nuestra memoria buscando lo que hicimos o lo que dejamos de hacer que pudo haber causado un enojo o un malestar en el otro. “Sentarnos a hablar” no es algo que muchos disfrutamos hacer en la vida privada y tampoco en el trabajo. Nos suena resondrar, a sermón e incluso a... Seguir leyendo...

Mujeres que inspiran

A lo largo de mi vida me han inspirado muchas mujeres exitosas. Empresarias, ejecutivas, gerentas, presidentas o directoras de empresas, profesionales expertas en lo suyo o dedicadas por completo a sus familias. Son mujeres que han alcanzado distintos niveles de reconocimiento en el país o en el mundo por sus contribuciones. Y aunque no las conozco personalmente a todas, ellas comparten características, actitudes y conductas que he observado y analizado con detenimiento. Comparto algunas de ellas: Saben claramente lo que quieren lograr en... Seguir leyendo...

¿Qué dice el Facebook de ti?

Mucha gente cree que usa su Facebook como una herramienta de comunicación cerrada, íntima, privada con sus amigos, y se explaya y hace toda clase de comentarios buenos y otros no tan buenos, algunos disparatados y otros groseros o agresivos. En fin, cada uno es libre de expresar lo que quiere. Sin embargo, si uno está en el mundo del negocio de vender sus servicios profesionales, contratarse con otras personas, o en el mundo de ser independiente o en el mundo de ser empleado dependiente. O en general si uno depende de la venta de sus servicios para manejar su carrera, es importante tomar conciencia que nuestro Facebook lo puede mirar cualquiera en cualquier momento. Dirán que es súper seguro, que el Facebook no lo mira nadie, que el Messenger es cerrado, pero claro hay muchos expertos que conocen distintas maneras de entrar a los Facebooks ajenos o a mirarlos a través de terceros o de fotografiar pantallas ajenas. Al final, nosotros sabemos de muchísima gente que ha perdido buenas posiciones, oportunidades de ser contratado, porque la gente miró su Facebook y se encontró con personas distintas a la imagen o impresión que dan conversando en una entrevista de trabajo. Seguir leyendo...