28 de abril del 2015 22 °C

Doce cosas que los buenos líderes hacen

1. Los buenos líderes (valga la redundancia) lideran para el bien común, no para engrandecer su ego, su poder o su fortuna. Miran por el bien ajeno, son consistentes con sus valores y lideran con el ejemplo. Eso los hace confiables y predecibles. 2. No reclaman que otros actúen o resuelvan por ellos. No se victimizan ni culpan a otros por sus carencias, fallas o errores. No se la pasan criticando sino que aprenden, actúan y resuelven. Se hacen cargo de los problemas, causas o proyectos y generalmente los sacan adelante. Se juegan por lo... Seguir leyendo...

No es la cara que tienes, es la cara que pones

Hemos hablado de lo importante que es generar esa primera impresión. De cómo hacemos para llevarnos bien con una persona que nos está entrevistando, una persona la cual estamos conociendo recién o en general con cualquier persona con quien vamos a entablar una relación. Hablaba de la importancia de sonreír. Se que suena casi como un cliché, "claro todo el mundo sabe que tienes que sonreír", pero les pregunto: ¿si tuvieran que contratar a alguien para trabajar con ustedes en un negocio o proyecto, contratarían a alguien que les cae mal? ¿Contratarías una cara pesada? Probablemente no. Hay una frase que uso siempre, pero me parece tan buena, y es "uno no puede cambiar la cara que tiene, pero sí la cara que pone". En los procesos de entrevistas y de establecer química, es fundamental qué cara uno decide poner. Esto es algo que uno lo hace antes de la situación. Decides cómo vas a querer comportarte en esa entrevista. Claro que hay variables que pueden terminar cambiando el plan original, pero sonreírle a la persona que está al frente no nos quita credibilidad. Seguir leyendo...

El poder del agradecimiento

Mandar un correo agradeciendo, por ejemplo, una reunión de contactos es una costumbre común y corriente en muchas culturas. No en la nuestra. Llamar al día siguiente o mandar un mensaje para agradecer una invitación (a una cena o un almuerzo) es una práctica poco difundida también, incluso entre amigos o familiares. Muy pocos lo hacen. Agradecer lo recibido -más allá de verbalizar un lacónico “gracias”- es en general un gesto poco común en nuestro país. Siempre me ha intrigado esa poca costumbre que tenemos los peruanos... Seguir leyendo...