TEATRO. Técnica milenaria

El mágico teatro de sombras

Marie-eve Lefebvre, canadiense y profesora de teatro, dictará el segundo taller del milenario teatro de sombras dirigido a actores peruanos

Por Marianne Blanco Dejardin

El teatro de sombras es una de las más antiguas y exquisitas formas de teatro que existen. No se sabe si se originó en China o en India, pero diversos países asiáticos y árabes lo siguen considerando una importante manifestación artística.

Marie-Eve Lefebvre, una canadiense de 28 años, entró en contacto con el teatro de sombras cuando estudiaba en la Universidad de Québec, en Montreal, donde se especializó en pedagogía teatral. "Este teatro es parte de nuestra formación. A mí me encantó y decidí profundizar mis investigaciones. A medida que me adentraba más en esta técnica descubrí más elementos que me acercaron a ella", comenta Marie-Eve.

LUZ, TELA E IMAGINACIÓN
El teatro de sombras es muy sencillo, pero sus efectos pueden ser espectaculares. Lo básico es contar con una fuente de luz y con una tela, lo demás depende de nuestra imaginación. "Con esa base puedes jugar con el cuerpo, con objetos, con títeres. Lo fundamental para lograr el efecto deseado es la precisión, la dirección y la elección del tipo de luz que se use", añade Marie-Eve, quien dictará el segundo taller de teatro de sombras en la Asociación de Artistas Aficionados.

En los albores de este teatro se usaba el fuego como fuente de luz y el efecto que causaba era muy dramático debido al movimiento que generaba. El teatro de sombras que emplea el cuerpo para generar figuras se ha desarrollado mucho en Europa, donde también hacen efectos con retroproyectores y video. Este es un teatro de imágenes y por ello todo lo que está al margen, como los diálogos y la música, no cuenta. Además acá no hay reglas estrictas y por ello los directores lo pueden usar para diversas funciones, como contar cuentos o para dar más sentido a algunas escenas, pues el teatro de sombras produce efectos especiales. "En Europa y Canadá lo suelen usar en escenas en que el personaje se transforma en un animal, cuando está soñando o cuando se quiere representar dioses o espíritus. No hay una dramaturgia, pues es un teatro visual. Es en realidad un recurso creativo", explica Lefebvre.

Una de sus características es la sencillez y la riqueza que esta genera, pues a partir de elementos simples se puede crear un universo de sentido. También es muy valioso en pedagogía, pues es una técnica humilde donde el actor nunca se ve. El que manipula la luz es tan importante como el que mueve un títere o el que hace una sombra. "Es muy positivo para rescatar el trabajo en equipo. Además con adolescentes que suelen ser tímidos es un recurso excelente", comenta la pedagoga, que además asegura que es un buen instrumento para actores, directores, luminotécnicos de teatro, escenógrafos, para gente que trabaja con títeres, para bailarines e incluso para maestros. Marie-Eve trabajó con Alberto Isola en su última obra para niños "El zorrito audaz y el ave voraz". En ese caso el teatro de sombras se usó para que el ave tuviera una presencia mágica y para generar una atmósfera de ensueño en las escenas de la selva.

ORÍGENES
Un arte escénico nacido en Oriente
Uno de los países que mejor desarrolló el teatro de sombras fue China. Allí se caracteriza por tener imágenes finamente trabajadas y técnicas de realización impecables. Se utilizan títeres de mano, de papel y de cuero de buey, que son los más famosos. Es un arte folclórico que nació en las áreas rurales y por ello los temas que se tocan están relacionados con la vida, las creencias y las tradiciones de los campesinos chinos. Se desarrolló sobre todo entre los siglos XIV y XIX y se considera que es uno de los predecesores de algunas de las óperas que se interpretan en la actual China.,

Más información
Asociación de Artistas Aficionados. Teléfono: 428-0432.