¿REIVINDICACIÓN O REINGENIERÍA POLÍTICA?

Remigio Morales Bermúdez retorna a la escena pública

Ex ministro del Apra trabaja para gobiernos regionales del norte y oriente

Por Ítalo Sifuentes Alemán

Volvió el recordado ex ministro aprista Remigio Morales Bermúdez. Según él, gracias a su formación de ingeniero ha logrado hacer una reingeniería de su persona; es decir, que --afirma-- ha conseguido reinventarse luego de la controvertida gestión que entre 1986 y 1988 tuvo al frente del despacho de Agricultura.

¿Y en qué se ha podido reinventar luego de que se encontrara malograda parte de la carne que durante su gestión se compró a una empresa argentina, adquisición valorizada en un millón trescientos noventa mil dólares?

¿Qué reingeniería pudo hacer de sí mismo luego de que prescribiera en el Poder Judicial la acusación constitucional por supuesto enriquecimiento ilícito que el Congreso de la República le hiciera en 1996 luego de encontrarle un supuesto desbalance patrimonial de cerca de medio millón de dólares?

La respuesta es: se ha convertido en el secretario técnico de la Junta Interregional del Norte y Oriente (Inter Nor), instancia de coordinación, gestión y concertación de propuestas de desarrollo e integración física, económico, social, cultural y de infraestructura que tienen en común los gobiernos regionales de Cajamarca, Lambayeque, Amazonas, Piura, San Martín y Tumbes.

El cargo le permitió a Morales Bermúdez asistir el viernes 8 de junio a la sesión de descentralizada del Acuerdo Nacional que se realizó en Chachapoyas (Amazonas) y ayer a la reunión que la Asamblea Nacional de Presidentes Regionales sostuviera con el presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, en Ica.

Así, en solo nueve días Morales Bermúdez participó en dos reuniones con políticos y autoridades involucradas en el proceso de descentralización, lo cual ha llamado la atención a quienes consideraban a Remigio Morales Bermúdez retirado de la escena pública.

TRABAJA DESDE EL 2004
Morales Bermúdez explicó a El Comercio que forma parte de Inter Nor desde el 2004, año en que el presidente Alejandro Toledo promulgó la Ley 28274, de incentivos para la integración y conformación de regiones, norma que además dispone que dicho proyecto cuente con el financiamiento del Fondo Intergubernamental para la Descentralización (FIDE).

"Fui convocado en setiembre del 2004 por los gobiernos regionales de ese entonces, pero yo no veo ni un solo sol. Como secretaría técnica no tocamos ninguna plata, los políticos son los que hablan y los que muestran sus compromisos y plataformas de trabajo. Participamos opinando en quiénes, cómo y por qué deben hacer los proyectos de desarrollo para las regiones. Trabajamos para que los gobiernos regionales tengan una rentabilidad económica y social", refirió Morales Bermúdez.

Respecto al caso de la carne malograda del que fue acusado, señaló que en 1993 el Estado ganó en la Corte Superior del Callao los tres juicios que ENCI le interpuso al proveedor, al transportista y a la estatal Compañía Popular y Porvenir, que no quiso pagar los seguros.

"Después de seis años se reparó al Estado que cobró 750 mil dólares contra los 250 mil dólares que era el monto que equivalía a la carne malograda. Es decir, el Perú ganó medio millón de dólares por la carne malograda que me colgaron a mí", afirmó.

Luego agregó: "Es como si hubiera un robo en el Banco de la Nación y le echaran la culpa al ministro de Economía. No. Habría un directorio en ese banco así como lo hubo en ENCI, que era una institución independiente que manejó el tema de la logística y la importación con la empresa (argentina Matadero y Frigorífico Río Luján S.A.).

"Rodrigo Franco, que estaba como presidente de ENCI, y el inspector de esa entidad hicieron los tres juicios. Franco hizo un buen trabajo, pero gente de mi partido creó un invento político y me engancharon el caso para sacarme de juego. Así es la política; yo sé por dónde vino, pero no tengo resentimiento", manifestó.

VERSIÓN DE PARTE
En cuanto a la acusación constitucional, Morales Bermúdez refirió que esta era inválida por cuanto salió del Ministerio de Agricultura en 1988 y dejó de ser diputado en 1990.

"La acusación me la hacen en 1996, cuando la Constitución que estaba vigente, la de 1993, decía que no cabía la acusación constitucional después de cinco años de haber dejado el cargo. Fue un manejo político", cuenta.

"¿Ve al presidente Alan García?", le preguntamos, a lo que respondió: "Sigo perteneciendo al Apra, pero hace mucho que no hablo con García, a quien vi en abril en Piura a propósito del Consejo de Ministros descentralizado que se realizó en esa ciudad. Hay una relación amical y política, pero no es una relación diaria, mensual o anual. No hay relación directa de mi trabajo con el del Gobierno Central. Indirecta, sí, a través de los gobiernos regionales".

"Montesinos me guardó con pericotes"
"El montesinismo estuvo detrás de mi denuncia, porque recordemos que mi padre, el ex presidente Francisco Morales Bermúdez, aprobó el decreto supremo que dio de baja a Vladimiro Montesinos por doble traición a la patria, pues se descubrió que era agente de la KGB y la CIA, y eso él nunca lo olvidó".
Esta fue una de las explicaciones que el ex ministro de Agricultura del primer gobierno aprista, Remigio Morales Bermúdez, dio en 1996 al Congreso de la República, en ese entonces presidido por la fujimorista Martha Chávez.

"Recuerdo que el 5 de abril de 1992, día del autogolpe de Alberto Fujimori, venía junto con Alberto Borea de una conferencia de la socialdemocracia en Argentina y Chile. Llego al aeropuerto Jorge Chávez y me dicen que había un golpe de Estado y que habían cerrado el Congreso. Vinieron a buscarme unos diez soldados y tres oficiales, entre ellos José Graham, quien después sería jefe del Ejército.

"Graham, que era un buen militar y solo obedecía órdenes, me metió al ómnibus y me llevó al Colegio Militar de Chorrillos. Allí me encerraron en el mismo cuarto donde Montesinos estuvo preso por traición a la patria durante el gobierno militar. Esa fue la devolución. El cuarto con pericotes y cucarachas que estuvo tapiado lo abrieron solo para mí y me aislaron durante cuatro o cinco días", detalló Morales Bermúdez.

En la acusación intervinieron --agregó el ex ministro-- gente como Víctor Joy Way, que está en problemas con la justicia.