Redacción EC

ELKIN SOTELO C.  

La conferencia de en su presentación como nuevo técnico de la selección peruana duró cerca de una hora, pero no dejó mucha información para repartir. Por el contrario, el técnico y el presidente de la FPF, , fueron muy cuidadosos de no hablar más de la cuenta sobre fechas de negociación, acuerdos y futuro. 

giró sobre un mismo eje en sus declaraciones y no descolló como orador. Ni siquiera expuso cómo jugaría el equipo que piensa proponer.

1 "En ningún momento tuve temor de aceptar el puesto. Estoy convencido del cargo que se me presenta, me siento preparado"

- Esto lo respondió ya que por la mañana, a su llegada al aeropuerto, los hinchas le gritaron: "¿Vienes para Los Caimanes o para el San Simón?". Así quiso aparentar que llega con mucha cancha para hacerse cargo de una selección, a despecho de que ni siquiera ha dirigido en un club profesional.

2 "Aprendí mucho de Sergio. Acá dejó un profesionalismo muy grande"

- Pablo no quiso hablar de carencias ni errores del proceso anterior. Tampoco marcó una distancia o diferencia con su antecesor. Dijo que trabajar durante 4 años con Markarián le sirvió para hacer un curso rápido de técnico, pero no se sabe todavía qué tipo de acciones tomará para corregir lo mal que se hizo. El grave problema es que no hay certeza de que Bengoechea esté convencido de que Markarián cometió errores.

3 "No fue un fracaso"

- Fue poco alentador escuchar al técnico minimizar la eliminación a Brasil 2014. Casi como que no le doliera ni fuera anormal estar fuera de esta competencia durante 32 años. Su mensaje fue que, simplemente, no se hizo los puntos necesarios para clasificar y que algunos rivales fueron mejores que Perú. Nunca se detuvo a observar el fondo del problema.


4 "No estoy de acuerdo con las frases que se usan sobre el comportamiento de los jugadores. Lo que sí hay que mejorar es la disciplina y comportamiento a la hora de jugar. No hacer que el equipo se quede con un jugador menos en un partido"

- Seguramente fue el punto más decepcionante. Bengoechea no cree que, necesariamente, los seleccionados hayan cometido indisciplinas en la anterior Eliminatoria. Cualquier indicio de cambio de manejo en este aspecto parece desaparecer con su aseveración. No se refirió a mejorar las concentraciones y a acrecentar definitivamente el compromiso con la selección. Es probable, entonces, que todo siga igual. Ni siquiera Markarián habiéndolo reconocido una vez [tras caer con Paraguay en Asunción se dirigió a su equipo y le dijo que nunca había tenido un plantel que le trajera tantos problemas en el tema disciplina], se atrevió a modificar. Menos ahora un ave de paso como Bengoechea.

5 "No he hablado con ningún jugador pero sí lo haré con los que pueden estar el 30 de mayo. De hecho que voy a hablar con Claudio, seguro".

- Así se cierra el círculo (vicioso). No hay a la vista un cambio generacional ni la exigencia de la FPF en darle roce a jugadores jóvenes en el periodo de Bengoechea. Insistirán con Pizarro como capitán, cuando el propio hombre del Bayern ha condicionado su presencia a una "conversación con el nuevo técnico". 

No te pierdas