Trump cree que la fortaleza del dólar daña la competitividad de las empresas estadounidenses. (Foto: AFP)
Trump cree que la fortaleza del dólar daña la competitividad de las empresas estadounidenses. (Foto: AFP)
Agencia Reuters

prometió el jueves contrarrestar los últimos anunciados por a las importaciones de sus productos pero pidió a Washington acercar posiciones para un eventual , aunque el presidente Donald Trump dijo que cualquier pacto tendría que darse bajo los términos de su país.

El Ministerio de Finanzas de China dijo en un comunicado que los aranceles de Estados Unidos, que entrarán en vigor el próximo mes, violan el consenso alcanzado por Trump y el mandatario Xi Jinping en una cumbre en junio en Japón para resolver la disputa comercial.

► ► 
► 

En un comunicado por separado, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Hua Chunying sostuvo que “esperamos que Estados Unidos se acerque a la posición de China e implemente el consenso alcanzado por los líderes de ambos países en Osaka”.

China espera alcanzar soluciones que sean aceptables para las dos partes a través del diálogo y las consultas en base al respeto mutuo, agregó.

Trump, quien busca la reelección en 2020 e hizo de la economía y su postura de línea dura sobre China una parte crucial de su campaña a la Casa Blanca en 2016, dijo el jueves que cualquier acuerdo debe cumplir con las exigencias de Estados Unidos.

"Francamente, a China le gustaría firmar un acuerdo y debe ser uno con los términos apropiados. Francamente, tiene que ser un acuerdo con nuestros términos. De otra manera, ¿cuál es el propósito?", comentó Trump en una entrevista en la estación radial de Nuevo Hampshire WGIR.

El panorama comercial se complica aún más por las continuas protestas en Hong Kong, que Trump vinculó el miércoles a cualquier acuerdo posible, diciendo que Xi debe primero trabajar dicha situación. El jueves, Trump utilizó Twitter para pedirle a su par chino reunirse personalmente con los manifestantes a fin de lograr "un final feliz" al problema.

Trump y Xi acordaron en junio restablecer las conversaciones comerciales que han estado estancadas durante meses.

Aún así, Estados Unidos dijo a inicios de agosto que a partir del 1 de septiembre, con los cuales se gravarán efectivamente todas las exportaciones chinas al país norteamericano.

Washington moderó su plan el martes, al aplazar los gravámenes para algunos artículos de la lista -como teléfonos celulares y computadoras portátiles- con la esperanza de reducir el impacto sobre las ventas minoristas de Estados Unidos en la temporada de fin de año.