(Foto: AFP)
(Foto: AFP)
Redacción EC

La escena, filmada dentro de una cafetería de , es un clásico del género. Un jefe, vestido con pantalones caqui y con un bolso para el computador portátil colgando del hombro, le dice a su empleada más joven que es candidata para un ascenso. Entonces su sonrisa se desvanece rápidamente.

La mujer "luce fantástica con ese atuendo", dice su superior, sugiriendo que vuelvan a su habitación de hotel para que pueda "mostrarme cuánto deseas ese puesto de gerente". Mientras las cámaras ruedan, sale corriendo de la cafetería para contactarse con recursos humanos.

Nuestra heroína es interpretada por Kaylee Frazier, una actriz de 34 años de que encontró trabajo en un agitado rincón de la industria del entretenimiento: vídeos de capacitación contra el . El movimiento ha inspirado a una cantidad innumerable de mujeres a compartir sus historias de discriminación o agresión. En un giro irónico, está ayudando a aspirantes a actrices como Frazier a encontrar trabajo y creando un auge en la demanda de un tipo de programación de video especializado.

El video protagonizado por Frazier fue producido por Traliant, que ha registrado un aumento de 150% en el negocio desde que estalló el escándalo de en octubre, desencadenando una ola de casos de conducta sexual inapropiada que han sacudido las salas de las juntas directivas desde hasta . La compañía, cuyos clientes incluyen Hilton Hotels y la cadena de restaurantes Momofuku, está encaminada a generar US$3 millones en ventas este año, comparado con cerca de US$1 millón en 2017.

"Recibimos literalmente docenas de consultas por día", dijo Andrew Rawson, cofundador de Traliant y ex titular global de capacitación de observancia en Thomson Reuters Corp. "Lo que #MeToo ha hecho es mover algo que era importante y lo hizo urgente. "Otra productora de videos, Navex Global, ha observado un aumento en las consultas para sus cursos contra acoso de un promedio del 20% por mes desde octubre. El número de solicitudes de búsqueda en línea para los cursos contra acoso de TrainUp aumentó de 267 en enero de 2017 a 2.150 en igual mes de este año.

"El crecimiento ha sido explosivo", escribió el fundador de TrainUp, Jeremy Tillman, en una publicación de blog.

Tarifa familiar

Los videos de prevención de son familiares para cualquiera que haya trabajado en una empresa con un departamento de recursos humanos. Sus formatos varían, pero muchos muestran a una empleada recibiendo atención no deseada de un jefe de sexo masculino, luego piden a los espectadores que respondan preguntas para comprobar que entienden la forma correcta de manejar el escenario. Algunos estados, como California, exigen que las empresas con al menos 50 empleados brinden dicha formación.

Las empresas como Traliant funcionan como estudios de cine de bajo presupuesto, y crean sus videos con actores profesionales y guionistas y otorgan licencias por los cursos a las empresas. Traliant cobra aproximadamente US$20 por empleado al año, y el precio baja para los clientes más grandes.

Dichos cursos de capacitación han existido durante años, pero han adquirido una nueva dimensión después del escándalo que involucró a Weinstein, el magnate de Hollywood que fue acusado de llevar a aspirantes a actrices a habitaciones de hoteles y obligarlas a tener relaciones sexuales.

Para Vantage Point, una startup que usa realidad virtual para sus programas de entrenamiento anti-acoso, el escándalo llegó en un momento oportuno.

"Pasamos de tener unos cuantos clientes a tener cuatro o cinco docenas en tramitación", dijo la fundadora Morgan Mercer, quien comenzó la empresa, en parte, porque dijo que había sido víctima de violencia sexual en dos oportunidades.

’Tan espeluznante’

Para mantenerse vigentes, los productores necesitan estar al tanto de los problemas actuales. La Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos, una asociación comercial, dice que alrededor del 32% de sus miembros cambió el contenido y el formato de su capacitación contra el acoso en los últimos 12 meses.

"El movimiento #MeToo realmente ha obligado a las organizaciones a reconsiderar lo que están ofreciendo”, dijo Bettina Deynes, directora de recursos humanos de la organización. Los casos de la vida real "son tan espeluznantes ahora" que los productores están luchando para seguir el ritmo, dijo Allen Noren, máximo ejecutivo de Kantola Training Solutions, otro productor de videos contra el acoso. Como ejemplo, Noren citó el lenguaje explícito utilizado por el presidente Donald Trump en el infame video "Access Hollywood".

Lea más noticias de Economía en...