Jacksiver Jhoaury Salcedo Campos es investigada en la comisaría Sol de Oro, de Los Olivos. (Foto: GEC / PNP)
Jacksiver Jhoaury Salcedo Campos es investigada en la comisaría Sol de Oro, de Los Olivos. (Foto: GEC / PNP)
Redacción EC

La Policía Nacional intervino esta tarde a una mujer de nacionalidad venezolana y que estaría implicada en el doble crimen y descuartizamiento que ocurrió en un hotel de San Martín de Porres, unas semanas atrás. 

Se trata de Jacksiver Jhoaury Salcedo Campos. Ella fue intervenida por los agentes policiales en la intersección de la Av. Izaguirre con la calle Napo, en el límite de los distritos de Independencia y Los Olivos. Fue trasladada a la comisaría Sol de Oro.

► 

Debido a su apariencia física sería una de las mujeres que aparece en los videos de las cámaras de seguridad del hotel "Señor de Sipán", en el distrito de San Martín de Porres. Además, entre sus objetos se encontraron unas zapatillas idénticas a las registradas en video.

Se encuentra en proceso de investigación en la División de Investigación de Homicidios. Vale recordar que tras matar al venezolano Rubén Matamoros Delgado y al peruano Jafet Torrico Jara, los restos fueron abandonados en varias puntos de la ciudad.

Horas más tarde, el coronel PNP Jorge Luis Castillo indicó a la prensa que Salcedo Campos reconoció haber estado en la escena del crimen. Indicó que, tras su declaración, pasó a estar en calidad de detenida. “Reconoce su participación en el lugar de los hechos… Ha reconocido conocer a las personas que están en el lugar”, dijo el coronel. Ella fue trasladada a la sede de Medicina Legal.

- Detenidos e investigados -
Un cuartelero del hotel, la persona que ayudó a cargar las bolsas que contenía los cuerpos y una mujer requerida por la justicia de Venezuela son los detenidos por el delito de homicidio.

Se trata de Alexander Salazar Álvarez, Verónica Andreina Montoya Araujo, ambos de 25 años, y de Abraham Alberto Perozo Borjas, con una edad de 28 años, todos de nacionalidad venezolana.

Según la información que se tiene hasta ahora, los asesinatos cometidos en la habitación 507 del hotel tendrían relación con la venta de drogas. También se cuenta con la intervención de Raúl Felipe Bodero Cerna como testigo por su participación al realizar el servicio de taxi para abandonar los restos humanos.