parece asqueado de . En su actualidad no ve una tragedia, sino la muerte de una nación que no pudo contra el alto desempleo y el estancamiento económico. Sus opiniones no se las guarda, aun cuando tengan altos niveles de ponzoña en contra de los que no piensan como él.

LEE TAMBIEN: Francia estudia reimponer el teletrabajo por nueva ola de contagios de coronavirus, pero no confinar

Sus ideas las editorializa en la televisión y en libros, y deja como regalo frases altisonantes que dan buena cuenta de que, para él, el problema está en los “otros”.

El año pasado cargó duró contra los que llegan a Francia sin el cuidado de sus padres. Para él, ellos son o serán “ladrones, asesinos, violadores” y que, por eso, “hay que devolverlos cuanto antes”.

Esta semana, el periodista de 63 años y probable candidato a las presidenciales del 2022 prefirió no comparecer ante un juez por un nuevo proceso contra él por odio racial, justamente a propósito de sus dichos sobre menores no acompañados en Francia. Según su abogado, lo hizo para evitar que la audiencia “se transformase en un estudio de televisión”

Desde hace ya tiempo ha dejado lucir sus ideas extremas en televisión. En el 2011 señaló que la mayoría de los vendedores de droga eran “, avalando así las detenciones arbitrarias en contra de dichas poblaciones.

Y en el 2019, con su libro “El primer sexo” -clarísima referencia a la fundamental publicación de Simone de Beauvoir-, habló de un pasado mejor y de una crisis identitaria. La contratapa dice: “La renuncia del hombre a su virilidad, la claudicación ante el ideal femenino, que hoy impregna todas las instituciones sociales, desde el matrimonio hasta el gobierno”.

Ni Philip Butters ni Marine Le Pen se atrevieron a tanto.

LEE TAMBIEN: Julie Le Galliard, la francesa excampeona de boxeo que murió de coronavirus a los 31 años

EL OUTSIDER

Lo primero que hay que entender de Éric Zemmour es que cumple con todos los elementos para ser un outsider y ello, sumado a sus opiniones, lo han hecho un posible candidato a la presidencia de Francia más atractivo que Marine Le Pen, su más cercana contendora desde un punto de vista ideológico. De hecho, varios sondeos lo colocan en la segunda vuelta de las elecciones del año que viene, con entre 15% y 17% de los votos, junto al actual mandatario liberal Emmanuel Macron

Su postura es más radical que la de Le Pen. Está en contra del liberalismo económico, considera que los movimientos migratorios son solo posibles si es que hay una asimilación completa”.

El internacionalista italiano Francesco Tucci explica que, para Zemmour, los migrantes “deben abrazar los valores y tradiciones francesas”; es decir, que no reconoce el respeto por otras culturas. “Él dice que si llegas a Francia debes vivir como un francés”.

También está en contra de la globalización en tanto que ella redujo “la capacidad productiva no solo francesa, sino de toda Europa”.

Esas ideas, agrega Tucci, se ubican en su libro “El suicidio francés” (2014), en el que analiza la decadencia de la clase política tradicional desde los años 70 y la señala como la culpable de la crisis del país.

Probablemente, ese libro va a ser clave en su eventual campaña electoral, quizás sea su manifiesto político. Allí expone su postura sobre la migración, el machismo, sus creencias en contra del feminismo y, en general, la necesidad de una renovación política”.

El periodista de ultraderecha Éric Zemmour, durante una exhibición en París. EFE
El periodista de ultraderecha Éric Zemmour, durante una exhibición en París. EFE / IAN LANGSDON

Con todo esto en mente, Tucci prefiere no comparar a Zemmour, con el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump. Para él, la diferencia más crucial es su experiencia profesional.

Por un lado, Trump es un “empresario prestado a la política” a partir de que, en el Partido Republicano, hay un vacío en la cabeza.

Zemmour, en cambio, es un periodista con una formación en ciencia política. No es un improvisado. Hizo el intento de ingresar a la Escuela de la Alta Administración francesa, a la que fue Macron, pero fue rechazado”.

Además, tiene trayectoria como autor, como comentarista, escribía columnas en ‘Le Figaro’. Es un hombre ilustrado, más allá de si compartimos lo que piensa, así que no hay que considerarlo como un Trump”.

A la discusión se suma Enrique Banús, director del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Piura. Él también coincide con la figura del outsider y propone ver el plano general.

Estamos viviendo el cansancio de la política establecida, el fenómeno de la gente decepcionada o defraudada. Y en Francia, incluso, hay un cansancio de la alternativa Le Pen”.

Hay gente que considera que todo el sistema ya no sirve, que está corrupto, aburguesado, etc., y buscan a nuevos referentes al margen. Eso está pasando en muchos países”.

Y si Zemmour parece un buen candidato es por su habilidad para simplificar los problemas.

La gente está buscando a personas con un mensaje claro, casi siempre simplificante, que, en lugar de sembrar dudas y complicaciones, otorgue seguridades, aunque sean falsas”.

Imagen de una persona sosteniendo uno de los varios libros publicados por Zemmour. Bloomberg
Imagen de una persona sosteniendo uno de los varios libros publicados por Zemmour. Bloomberg / Benjamin Girette

¿UN POSIBLE CANDIDATO FUERTE?

Teniendo en cuenta que Zemmour es descendiente de judíos originarios de Argelia, ¿se podría hacer un símil con los hijos de cubanos que viven en Estados Unidos y apoyan a Trump?

Desde hace mucho tiempo se ha escrito sobre el fenómeno de hijos de migrantes que son más nacionalistas que los nacionales”.

Banús recuerda lo que viene pasando desde hace buen tiempo en el País Vasco, por ejemplo, un lugar que, a partir de la industrialización, recibió una gran migración de Andalucía.

Allí, los hijos de migrantes votan por los partidos radicales, los separatistas, y ese voto es sorprendentemente alto. Lo que hacen es compensar que, por mucho tiempo, les hayan dicho: ‘Tú no eres de aquí’, ‘No eres uno de los nuestros’”.

Ellos responden siendo radicales: ‘Yo soy tan de aquí que voto más para aquí que tú’”.

Eso, agrega el especialista, también se ve en otros países como Alemania, con los “hijos y nietos de turcos”. “Hay una sobrecompensación a partir de la marginalidad, de la no inclusión. Es una autoafirmación nacional”.

Se trata de distinguir entre los migrantes antiguos y los nuevos. Es como decir: ‘Nosotros somos gente ya integrada, pero los que llegan ahora son riesgosos’”.

La clásica idea de los bárbaros: nosotros somos civilizados, pero los que llegan de afuera de nuestro territorio, son peligrosos.

Eso sí, sostiene Banús, el voto que se adscribiría a Zemmour sería, básicamente emocional, y, por lo tanto, imposible de mantener cautivo por mucho tiempo. Le Pen sería un buen ejemplo de cómo funciona:

Cuando llevas algunos años en política, habrá quienes digan que no has cumplido las expectativas, que no eras lo que pensaban. En eso, aparece otro que tiene las mismas ideas y el voto se va”.

Tucci complementa: “Estos son líderes de crisis, es decir, son atractivos cuando parece que las cosas no andan bien. En estas circunstancias, los que tengan una visión antisistema pueden aglutinar el respaldo popular, siendo de derecha como de izquierda”.

¿Zemmour tiene buenas chances para llegar a la presidencia de Francia? ¿Representa un peligro para la democracia?

A la primera pregunta, Tucci anota que todavía falta mucho para las elecciones. “Dependerá de la tendencia de la economía francesa y el problema de la integración, que está relacionado a la seguridad ciudadana”.

Si todo sigue así, Zemmour podría ser un candidato fuerte.

Sobre la segunda interrogante, Tucci pone paños fríos.

Él se define como bonapartista, supuestamente se va a sentar sobre la senda de la tradición de la derecha francesa, y, en ese sentido, no parece tan antisistema”.

Hay cosas que, sin embargo, pueden preocupar, como su revisionismo histórico. “En varias ocasiones, en columnas y libros, ha afirmado que el gobierno de Vichy [régimen del mariscal Philippe Pétain] no cometió un error al colaborar con los nazis”.

Él dice que eso permitió salvar muchas vidas e imagínate lo extraño que es eso dicho por un judío francés”.

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más