/ NoticiasInformación basada en hechos y verificada de primera mano por el reportero, o reportada y verificada por fuentes expertas.

Casi 60 años después, El Comercio encontró al niño de la mochila azul, símbolo del inicio de clases en 1964

Adolfo Valderrama Bielich vive hoy en Denver, Colorado, y apenas vio la foto de su niñez en El Comercio, nos escribió un email en el que recuerda aquel momento, en el primer día de clases del colegio San Luis Maristas de Barranco. Esta es su historia

Izquierda: Adolfo Valderrama en su primer día de clases, en 1964. Derecha, sesenta años después, el economista y aficionado al surf Adolfo Valderrama vive en Denver, Colorado. Esta es su historia.
Izquierda: Adolfo Valderrama en su primer día de clases, en 1964. Derecha, sesenta años después, el economista y aficionado al surf Adolfo Valderrama vive en Denver, Colorado. Esta es su historia.
Miguel Villegas

La nota publicada en la versión papel de este diario el último miércoles se llama: Un titular que solo responde a la inocencia.

El proceso de producción de incluye al menos diez ojos y ocho manos. Redactores, editores, correctores de estilo, periodistas expertos en la memoria del archivo. Cada tanto, al decidir una imagen, pensamos en lo increíble que sería que el protagonista de la foto se reconociera y regresara a ese momento.

Hasta que pasa, como hace unas horas. Gracias a la maravilla del correo electrónico.

ESTA ES LA NOTA:

MIRA: Así fue el inolvidable primer día de clases en 1964, cuando la pandemia ni siquiera era una pesadilla

ESCUCHA AQUÍ LA NOTA:

AUDIO: El niño de la mochila azul y su primer día de clases, en 1964

El señor Adolfo Valderrama Bielich es el niño de la mochila azul. Tenía entonces 5, 6 años, había estudiado antes en el nido Pulgarcito de Miraflores y en la escuelita del barrio Santa Teresita del Niño de Jesús en la esquina de Osma e Independencia. Recuerda con detalle la escena en que un reportero gráfico de El Comercio se acercó a la puerta del San Luis de Barranco para hacer esta foto. Sesenta años después de ese día, su memoria es un lujo que aquí compartimos.

“Fue mi primer día de clases en el San Luis de Barranco y los que bajaban decían que había un periodista tomando fotos y todos lo saludaban. Yo era uno de los últimos y pensé en algo que no habían hecho los otros. El fotógrafo estaba al frente y todos los que salían del bus gritaban: ¡Que salte! Entonces el señor, con su cámara inmensa y su flash redondo, se corrió a la izquierda y los otros dijeron: ¡¡¡Yaaaa!!! y listo. Además nadie sabía exactamente para qué era o si nos iban a enseñar las fotos. Quisiera calcular qué día se publicó porque yo recuerdo algo en el domingo y que había mucha gente en la casa. Yo vivía en Malecón Osma 280.

Para ubicarnos en la historia —continúa—: El año anterior había sido el asesinato del Presidente Kennedy y la inauguración del parque que llevó su nombre. En 1964 también pasó por la Av. De Osma el Presidente Charles de Gaulle con el Presidente Belaúnde en carro descubierto, rumbo a la visita a la Escuela Militar de Chorrillos. Y los compañeros del San Luis coleccionaban las figuras del exitoso boxeador Mauro Mina, a quien luego conocería en Los Paujiles”.

Sobre su interesante artículo, debo mencionar que yo usaba la gomina Fixina, que olía a fresa”.

Adolfo Valderrama, hoy.
Adolfo Valderrama, hoy.


El correo termina con un generoso inventario de fechas y datos cuya precisión pertenecen a una enciclopedia. Los siguientes siete años los pasó en el Liceo Naval, donde compartimos el anhelo de ingresar a la Marina. Terminó secundaria en el Colegio Militar Leoncio Prado. Estudió en la Universidad de Lima y se graduó de Economista. También pasó por ADEX y ESAN y trabajó en la empresa privada y ad-honorem en la FENTA. “En el 2002 —dice—, emigré a los EEUU donde conseguí una Licencia de profesor de Matemáticas y Español. Del 2006 al 2015 estuve viviendo en Maui, Hawái y actualmente hago consultoría en energía renovable en Denver, Colorado”.

Esa fue la vida del niño de la mochila azul. Así de fantástica, como la de tantos otros muchachitos.

Cuando anoche, muy tarde, escribí la última línea del texto mientras terminaba las clases del colegio con mi hijo Mateo, de cuarto de primaria, esperé que al día siguiente ocurriera el milagro de que ese pequeño de la foto de 1964 la viera.

Un milagro en los tiempos en que nadie cree en los milagros. Adolfo Valderrama Bielich, desde Denver, Colorado, lo hizo posible.

MIRA: Universitario: la colección que explica por qué los hinchas de la ‘U’ aman el modelo Calvo con Anchor
LEE: El último clásico sin COVID-19: el libro que fue decisivo para Gregorio Pérez en su plan de ganarle a Alianza Lima


RETROVISOR, LA NUEVA CONTRA MULTIMEDIA DE EL COMERCIO:

Diseño: Armando Scargglioni

LEE: Retrovisor, la historia detrás de las fotos más reveladoras que conservamos en el Archivo El Comercio

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...
Ejemplo de usuario suscriptor de elcomercio

Has alcanzado el límite de noticias.
Para continuar leyendo, adquiere el

Plan Digital


Logo
s/4

al mes

durante 1 mes

Luego S/ 20 al mes

Beneficios

  • Acceso sin límites a información exclusiva: reportajes, informes y la mejor selección de historias elaboradas por El Comercio.
  • Navegación ilimitada a elcomercio.pe desde todos tus dispositivos.
  • Descuentos especiales del Club de beneficios

¿ESTÁS SUSCRITO AL DIARIO IMPRESO?

disfruta 1 mes GRATIS
y luego S/ 10 soles al mes.