/ Artículo informativo

“Cantinflas”: cuando el comediante visitó El Comercio y dialogó con sus trabajadores en 1961

El 13 de enero de 1961, cuando apenas se divisaban las primeras luces del día, Mario Moreno “Cantinflas” se dio una vuelta por el centro de Lima y visitó las instalaciones de El Comercio.

Hace 60 años los trabajadores y periodistas de El Comercio creyeron estar soñando cuando vieron a "Cantinflas" entrar al diario minutos después de las 6 de la mañana. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Hace 60 años los trabajadores y periodistas de El Comercio creyeron estar soñando cuando vieron a "Cantinflas" entrar al diario minutos después de las 6 de la mañana. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Miguel García

El incomparable bufo mexicano se vio obligado a realizar una escala en Perú durante su viaje a Buenos Aires, debido a que una huelga en el aeropuerto argentino alteró su itinerario.

“Cantinflas” arribó de México a las 5 de la mañana y fue recibido en el Aeropuerto Jorge Chávez por numerosos periodistas y un ejecutivo de Columbia Pictures.

Entre los hombres de prensa estaba Arturo Morales, redactor de El Comercio, quien invitó al afamado artista a visitar las instalaciones del decano. El gran “Cantinflas” aceptó encantado.

Quien entra presuroso delante del divo mexicano es el redactor de El Comercio, Arturo "apanao" Morales, gestor de la inopinada visita del comediante al local del decano. Moreno ingresa fumando y con sus clásicos anteojos. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Quien entra presuroso delante del divo mexicano es el redactor de El Comercio, Arturo "apanao" Morales, gestor de la inopinada visita del comediante al local del decano. Moreno ingresa fumando y con sus clásicos anteojos. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Mario Moreno ingresó por la puerta principal y cruzó el gran patio de la Casona. Los trabajadores del diario fueron sorprendidos en sus labores cotidianas al ver al mismísimo “Cantinflas” recorriendo los pasillos del local principal del decano.

El comediante visitó la sala de redacción y los talleres, bromeando y estrechando la mano de periodistas, linotipistas y trabajadores del diario. Y claro, también se tomó fotos con ellos.

“Siento una viva satisfacción al encontrarme en El Comercio, diario del cual tengo los mejores recuerdos de mi anterior visita a Lima”, expresó el artista, quien en ese momento tenía 49 años de edad.

Antes de abandonar la sede de El Comercio, el comediante dejó de recuerdo una dedicatoria de puño y letra.

Algunos minutos antes, “Cantinflas” había estado en la Plaza de Armas, en donde se detuvo frente al Palacio de Gobierno, observando con admiración el cambio de guardia.

El creador de las “cantinfladas” departió con algunos miembros del Regimiento Escolta.

No quiso hablar de Fidel Castro

Al retornar al aeropuerto -luego de su furtivo paseo por el centro de la capital, Miraflores, Orrantia y San Isidro-, la prensa y sus seguidores lo rodearon nuevamente.

El astro del cine mexicano se dirigía a Argentina para participar del Festival Cinematográfico de Mar del Plata. Su gira también incluía Brasil y Uruguay.

El protagonista de "El siete machos", "El analfabeto" y "El padrecito", revisa un ejemplar de El Comercio durante su breve estadía en nuestra capital. (Foto: GEC Archivo Histórico)
El protagonista de "El siete machos", "El analfabeto" y "El padrecito", revisa un ejemplar de El Comercio durante su breve estadía en nuestra capital. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Interrogado por los periodistas, evitó hablar de política cuando se le preguntó por Fidel Castro -¡Qué en política no me meto…pos oiga usted!-, pero sí comentó que tenía un hijo de seis meses llamado Mario Arturo y reveló que existía la posibilidad de filmar algunas películas en Lima.

Anunció también el próximo estreno en Perú, para Semana Santa, de su exitosa película “Pepe”, que estaba triunfando en Nueva York.

El multimillonario astro mexicano lucía en su muñeca un reloj de oro con rubíes y vestía un elegante terno.

Preguntado sobre un supuesto romance con la actriz Kim Novak, Cantinflas no dijo una palabra, y tampoco dio detalles acerca de las operaciones de cirugía estética a las que se habría sometido.

En febrero de 1951 "Cantinflas" ya había estado en el Perú. En esta imagen se le observa en la Plaza de Armas en 1961, antes de dirigirse al local de El Comercio. (Foto: GEC Archivo Histórico)
En febrero de 1951 "Cantinflas" ya había estado en el Perú. En esta imagen se le observa en la Plaza de Armas en 1961, antes de dirigirse al local de El Comercio. (Foto: GEC Archivo Histórico)

La relación entre los peruanos y “Cantinflas” siempre fue estrecha y nació durante la “época de oro” del cine mexicano.

“Ni sangre ni arena” fue estrenada en Lima en 1942, llenando las salas de cine de nuestra capital. En junio del mismo año se puso en cartelera “El gendarme desconocido” con un éxito similar.

La corta estadía de Mario Moreno terminó a las 9:05 de la mañana, cuando partió en un jet rumbo a Buenos Aires.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...
Ejemplo de usuario suscriptor de elcomercio

Has alcanzado el límite de noticias.
Para continuar leyendo, adquiere el

Plan Digital


Logo
s/4

al mes

durante 1 mes

Luego S/ 20 al mes

Beneficios

  • Acceso sin límites a información exclusiva: reportajes, informes y la mejor selección de historias elaboradas por El Comercio.
  • Navegación ilimitada a elcomercio.pe desde todos tus dispositivos.
  • Descuentos especiales del Club de beneficios

¿ESTÁS SUSCRITO AL DIARIO IMPRESO?

disfruta 1 mes GRATIS
y luego S/ 10 soles al mes.