Hace 15 años el mundo conoció la historia de la espía peruana que contribuyó al éxito del Desembarco de Normandía

Peruana que trabajó como agente secreto logró desviar una división nazi de 15.000 hombres, impidiendo que llegaran a Normandía el 6 de junio de 1944, día del desembarco Aliado que abrió la puerta para la liberación de Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

/ Carolina Ilser Mendoza Lima
Enrique    Bustamante Ravina

Hoy se cumplen 15 años, 05 de setiembre de 2005, del revelamiento de la espía peruana que contribuyó en 1944 al éxito del desembarco aliado en Normandía durante la Segunda Guerra Mundial; su nombre: Elvira Concepción Josefina Chaudoir o Elvira Chaudoir, alias Bronx, mujer reclutada por los británicos y luego por los nazis. Secreto que se mantuvo a lo largo de seis décadas hasta que se desclasificaron los documentos.

Elvira Chaudoir nació en Lima (Perú), hija de un diplomático que trabajaba en la embajada de París, y que pasó a la historia gracias a haber trabajado como ‘agente doble’ durante la Segunda Guerra Mundial. A los 23 años se casó en Bruselas con un agente de bolsa, pero debido a la vida que llevaba llena de diversión e inmersa en el mundo del juego en los casinos, pronto decidió abandonar a su esposo y marcharse a Cannes, donde coincidió con una amiga suya, que la acompañaba en sus noches de diversión y juego en el casino.

Elvira (derecha) acompañada de una amiga no identificada. Noviembre 1965.
Elvira (derecha) acompañada de una amiga no identificada. Noviembre 1965.

Luego del estallido de la de la Segunda Guerra Mundial, su padre tramitó la documentación para que Elvira viajara hasta Londres y luego de eso retorne a su Lima natal, y de esa manera alejarla del conflicto bélico. Pero una vez en la ciudad británica prefirió quedarse e involucrarse en la elite de la sociedad europea; concurriendo a reuniones en los clubes más selectos y convirtiéndose en una asidua concurrente, donde era muy conocida por los miembros, muchos de ellos personajes de la nobleza británica.

Este cóctel de lujo y juegos le generó un sinnúmero de deudas, lo que la llevo de alguna manera a mantener relaciones ocasionales con generosos caballeros que solventaban sus gastos. Es así que se encuentra con Claude Dansey, un jefe del Servicio de Inteligencia Secreto y reclutador de agentes, quien le sugiere contar como espía al servicio de los intereses británicos.

La idea era que Elvira, aprovechando la visita a sus padres en Vichy (capital de la Francia ocupada después de la firma del Armisticio de Compiègne); contacte con importantes mandos y agentes alemanes y logre obtener información para enviárselas a los británicos. Con esta labor podría seguir llevando el estatus de vida que tanto le agradaba, y sobre todo apostando en los casinos, su mayor debilidad.

Elvira Chaudoir (agente Bronx) junto al oficial del MI5 Billy Luke en el Hurlinghan Club
Elvira Chaudoir (agente Bronx) junto al oficial del MI5 Billy Luke en el Hurlinghan Club

Estando ya en Vichy y teniendo designado el nombre clave de ‘Bronx’, se introdujo en lugares donde podía involucrarse con agentes de la inteligencia militar alemana. Fue allí donde coincidió con uno de ellos, cuyo seudónimo era ‘Biel’ y con quien entabló conexión rápidamente. Este le ofreció trabajar como espía para la organización de inteligencia militar alemana a la que él pertenecía, es en ese momento que se convierte en una agente doble al servicio de Inglaterra y Alemania. Como agente doble, su participación en el Plan Ironside de la Operación Fortitude para la inteligencia británica fue exitosa, Elvira tenía clara su lealtad hacia los británicos, por lo que toda la información que conseguía de los alemanes se la pasaba a los Aliados, mientras que a los nazis les daba datos falsos.

La intervención de Elvira fue importante para la conspiración contra los alemanes, ya que gracias a ella es que el 6 de junio de 1944, el día del desembarco en Normandía, la división Das Reich se hallaba cerca de la región de Burdeos, y no en Normandía, lo que habría podido ser desastroso para las fuerzas aliadas. Y así lo hizo, siendo una más de los muchos y muchas espías que ayudaron a difundir diferentes mentiras para conseguir que el fuese un éxito y una de las claves en el triunfo final de la Segunda Guerra Mundial por parte de los aliados.

Desembarco en Normandia
Desembarco en Normandia

A pesar de haber logrado despistar a los alemanes, éstos siguieron confiando en ella, y Elvira Chaudoir les pasó información igualmente falsa sobre las defensas británicas contra los ataques de los misiles “V1” y “V2”. Después de la guerra, la peruana vivió de forma anónima en un pueblo del sur de Francia.

Fue en setiembre del 2005, que el MI5 (Servicio de Inteligencia Británico) luego de mantener en secreto a lo largo de seis décadas, puso a disposición de los Archivos Nacionales de Gran Bretaña, la historia de Elvira Chaudoir alias Bronx para hacerlos públicos. Con el tiempo muchos la apodaron como ‘la Mata Hari peruana’.

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...