• Existen variedades de plantas que, si bien no florecen, se comportan mejor en invierno. (Foto: Shutterstock)
    1/5

    Existen variedades de plantas que, si bien no florecen, se comportan mejor en invierno. (Foto: Shutterstock)

  • Las plantas que se cultivan en macetas deben tener el sustrato adecuado, pues no todos son adecuados para cada especie. (Foto: Shutterstock)
    2/5

    Las plantas que se cultivan en macetas deben tener el sustrato adecuado, pues no todos son adecuados para cada especie. (Foto: Shutterstock)

  • Las especies como el philodendron son ideales para la época de invierno. (Foto: Shutterstock)
    3/5

    Las especies como el philodendron son ideales para la época de invierno. (Foto: Shutterstock)

  • Los productos químicos pueden ocasionar el deterioro de la planta. (Foto: Shutterstock)
    4/5

    Los productos químicos pueden ocasionar el deterioro de la planta. (Foto: Shutterstock)

  • Realiza un control de riego dos veces por semana y de preferencia en horas de la noche. (Foto: Shutterstock)
    5/5

    Realiza un control de riego dos veces por semana y de preferencia en horas de la noche. (Foto: Shutterstock)

Redacción EC

Aunque hay flores de estación como las petunias, los pensamientos, el dogo, el phlox o la balsamina, también existen variedades de plantas que si bien no florecen, se comportan mejor en como el philodendron, las aglaonemas y la aspidistra. Considera estos puntos para cuidarlas durante la época de frío.

▷ 

1.- Controla el riego. Se recomienda un control de riego para prevenir la aparición de hongos o enfermedades propias de la estación.

2.- Frecuencia de riego. La frecuencia del riego dependerá de la humedad del suelo. Se debe palpar el sustrato, si el suelo está seco, hay que regar.

3.- Horario. Es preferible hacerlo en horas de la noche o muy temprano en la mañana y dos veces por semana.

4.- Poda. Las puntas de las hojas suelen quemarse cuando hay escasez o exceso de agua, presencia de plagas o enfermedades. También cuando están expuestas a ráfagas de aire.

5.- Productos químicos. No utilices productos químicos ya que pueden ocasionar el deterioro de la planta.

6.- Mantenimiento. Realiza un mantenimiento cada dos semanas. Si cultivas una planta desde la semilla, haz un monitoreo diario de riego y el control preventivo de plagas, preferentemente natural (lavado de hojas, fertilización con calcio, boro, poda, azufre espolvoreado).

7.- Otros cuidados. Las plantas también requieren suplementación mineral, iluminación suficiente, riego controlado y buen drenaje.