El acuerdo con Gol le da a American un nuevo socio después del sorpresivo acuerdo de Delta con la chilena Latam Airlines Group SA en septiembre. (Foto: Archivo El Comercio)
El acuerdo con Gol le da a American un nuevo socio después del sorpresivo acuerdo de Delta con la chilena Latam Airlines Group SA en septiembre. (Foto: Archivo El Comercio)
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

. llegó a un acuerdo de código compartido con la brasileña , unos cuatro meses después de que . le arrebatara a un socio sudamericano anterior.

American agregará 12 vuelos diarios a Miami desde seis ciudades estadounidenses y una frecuencia estacional adicional a Río de Janeiro para facilitar el tráfico a Brasil, según un comunicado dado a conocer el martes por la compañía. Los pasajeros de American podrán hacer conexión con vuelos de Gol a 20 nuevos destinos en América del Sur.

“Sin duda consideramos que esta es una asociación estratégica entre nosotros y ellos que podría tomar muchas formas en los próximos años”, dijo en una entrevista Vasu Raja, vicepresidente senior de Estrategia de Redes de American. “Estamos ansiosos y entusiasmados de que eso ocurra”.

El acuerdo le da a American un nuevo socio después del sorpresivo acuerdo de Delta con la chilena Latam Airlines Group SA en septiembre. Ese pacto de US$2.250 millones, que incluía que Delta asumiera una participación de 20% en Latam, amenazó el estatus de American como operador estadounidense dominante en la región. La asociación propuesta por la propia American con Latam fracasó en mayo por un problema legal.

Tras ello, Delta vendió su propiedad de 9% en Gol, que también ha mantenido conversaciones con United Airlines Holdings Inc. sobre un posible acuerdo de comercialización. El acuerdo de código compartido de American con Latam finalizó el 31 de enero.

Raja declinó decir si el nuevo acuerdo de American requiere que Gol suspenda las conversaciones de código compartido con United, o si American podría considerar una inversión de capital en la aerolínea brasileña en el futuro.

El acuerdo está sujeto a la aprobación de los reguladores en EE.UU. y Brasil.