Redacción EC

Durante la mañana de este viernes, el grupo empresarial peruano inició con el retiro de su clásico logo de las oficinas principales de la empresa ubicada en la avenida Paseo de la República, en Surquillo.

Por la tarde, el logo ya había sido retirado en su totalidad de la fachada.

A la fecha, Graña y Montero no ha anunciado ninguna comunicación oficial sobre algún cambio de imagen, ni remitido algún hecho de importancia al respecto.

No obstante, en noviembre pasado, el presidente del directorio de Graña y Montero, Augusto Baertl, declaró a Gestión que cambiar el nombre de la compañía era una iniciativa en la que esta de acuerdo, luego de que la empresa y algunos de sus accionistas se vean involucrados en el caso Lava Jato.

En la víspera, cabe señalar, el grupo reportó pérdidas por US$265 millones explicado, principalmente, por el deterioro de la inversión en el Gasoducto Sur Peruano () y el pago de la reparación civil por el caso y “Club de la Construcción”.

Además, previamente, el grupo empresarial convocó a Junta General de Accionistas para este lunes 3 de febrero. La agenda de la junta se enfocará en ratificar la decisión de celebrar un Acta de Entendimiento Mutuo para la Culminación del Procedimiento de Colaboración Eficaz con la Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios – Equipo Especial y la Procuraduría Ad–hoc.