perdió la batalla para patentar la forma del , algo que lleva intentando conseguir desde hace más de una década.

La empresa tenía razones para ilusionarse ya que muchas formas o diseños de productos de comida y bebida tienen su patente.

En base a información de BBC News Mundo, presentamos algunos de los casos más representativos.

En Reino Unido, uno de los ejemplos más emblemáticos es el jugo de limón Jif:

El jugo de limón Jif -un alimento básico para acompañar los panqueques británicos- es reconocible al instante.

Pero durante un breve periodo a finales de los 80, su envase se encontró con la competencia de una marca estadounidense, RealLemon, que tenía un empaquetado bastante similar.

El caso llegó a los tribunales, donde se discutió la cuestión de "hacerse pasar por": cuando una empresa o marca busca hacer pasar los productos o servicios de otra compañía como si fueran suyos.

Pese a no tener una marca registrada para su forma, la Cámara de los Lores británica decidió que Jif era lo suficientemente reconocible como para sentir que estaba siendo representada inadecuadamente por la firma estadounidense y que eso podía dañar los beneficios de Jif.

A RealLemon no le prohibieron producir un empaquetado que pareciera un limón de mentira, pero tenía que ser distinto del diseño de Jif.

Revisa en la galería al inicio de la nota cuatro marcas conocidas que tienen patentadas las icónicas formas de sus productos.