Este año, además, la obligatoriedad se extiende a las entidades financieras que realicen operaciones gravadas con el IGV y que hayan facturado 150 UIT hacia finales de 2018
Este año, además, la obligatoriedad se extiende a las entidades financieras que realicen operaciones gravadas con el IGV y que hayan facturado 150 UIT hacia finales de 2018
Redacción EC

Desde el año pasado,  viene promoviendo que los contribuyentes nacionales ingresen al Modelo de Operadores de Servicios Electrónicos . Este modelo se encarga de verificar que los (CPE) cumplan los requerimientos esenciales para que sean recibidos por la institución. 

El OSE permite tener un proceso de comprobación de los CPE más rápido. Al emitir una factura por el portal de Sunat, esta se demora hasta 7 días en ser verificada por la entidad, lo que retrasa el pago u otro proceso por el cual pase la factura, como el factoring, por ejemplo.


Este primero de julio, todos los principales contribuyentes (pricos) que hayan facturado más de 150 UIT hacia finales de 2017 están obligados a contratar a un Operador de Servicios Electrónicos que se encargue de la verificación de sus comprobantes de pago electrónicos.

Este año, además, la obligatoriedad se extiende a las entidades financieras que realicen operaciones gravadas con el IGV y que hayan facturado 150 UIT hacia finales de 2018. Para enero del 2020, los servicios públicos, transporte, entre otros también deberán cumplir con el requisito.

El principal objetivo del modelo OSE es mitigar la evasión tributaria para así aumentar la recaudación de impuestos. Solo en 2018, se declararon ventas por más de S/1.200 millones mediante CPE, lo que sustenta el 78% de la economía nacional. En el mismo periodo, se sumaron 203.000 nuevos emisores, de los cuales el 70% son voluntarios debido a que la obligatoriedad llega solo para los (pricos), que en número no son tan significativos como volumen.

La correcta emisión de comprobantes de pago es parte fundamental para el desarrollo contable de cualquier empresa, motivo por el cual la gran mayoría de empresas se encarga de hacerlo de forma inherente

“Esta práctica se está expandiendo, pues cuando crece más la facturación electrónica, más viable y ágil se vuelve el factoring”, añadió León-Velarde, gerente general de Digiflow.