Previo al reinicio de las actividades, a todos los trabajadores se les ha aplicado la prueba de descarte respectiva del COVID-19. (Foto: Alessandro Currarino / GEC)
Previo al reinicio de las actividades, a todos los trabajadores se les ha aplicado la prueba de descarte respectiva del COVID-19. (Foto: Alessandro Currarino / GEC)

Con la transferencia de crudo de la Selva peruana, desde la Estación 5 (Loreto) hasta el Terminal Bayóvar (Piura), el Oleoducto Norperuano () reiniciará sus operaciones este sábado 1 de agosto, tras su paralización el pasado 30 de abril, como parte de las medidas preventivas implementadas a nivel nacional para hacer frente al .

Estas actividades de reanudación se realizan con las garantías del estricto cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, contemplados en el Plan Vigilancia, Prevención y Control COVID-19 de Petro-Perú, con el fin de velar por la salud de sus trabajadores, contratistas, clientes, proveedores y comunidades vecinas.

Previo al reinicio de las actividades en el ONP, todos los trabajadores han sido sometidos a controles médicos y se les ha aplicado la prueba de descarte respectiva del COVID-19, entre otras medidas.

De igual forma, se cuenta con personal especializado en la zona para la vigilancia médica permanente, en cumplimiento del protocolo establecido por la empresa para el retorno a labores.

Como parte de estas actividades de prevención y control, se han acondicionado las instalaciones de todas las estaciones del ONP para que los trabajadores realicen sus labores de acuerdo a las medidas dispuestas.

Asimismo, se realiza la sanitización permanente de todos los espacios y el uso de equipos de protección y bioseguridad, lavado de manos y distanciamiento social.

Las empresas contratistas y proveedores han presentado su respectivo Plan de Vigilancia, Prevención y Control a las autoridades sanitarias y los sectores correspondientes.