(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Paola Villar S.

Ante el Pleno del Congreso de la República, Mercedes Aráoz, presidenta del Consejo de Ministros, expuso los comentarios a los proyectos de , equilibrio y endeudamiento para el año fiscal 2018.

En su presentación, indicó que la principal fuente de financiamiento del presupuesto provendrá de los recursos ordinarios, que constituyen 65% del total. Esto, por medidas de política tributaria -como reducción de la evasión y menos exoneraciones-, uso de saldos de balance y fondo de estabilización fiscal, el cual estará orientado a la reconstrucción de las zonas golpeadas por El Niño costero.

En esa línea, destacó que el proyecto sigue diversas prioridades: la reconstrucción; el impulso de infraestructura para cerrar brechas sociales, productivas y al deporte; la revolución social en los pilares de salud, saneamiento, vivienda, educación y agro; el refuerzo de la seguridad ciudadana, y la lucha contra la corrupción.

Así, empezando por el monto destinado para la reconstrucción, detalló que este asciende a S/7.078 millones, que explica, en gran parte, el incremento del presupuesto para este año. El plan de inversión destinado a este aspecto para los siguientes tres años asciende a S/25.655 millones distribuidos alrededor de trece regiones del país y ejecutados por los sectores del Estado, los gobiernos regionales y los locales. Cabe resaltar que la inversión destinada para este 2018 representa 17% de los recursos para gastos de capital.

Con respecto a la infraestructura pública, en aras de cerrar la brecha existente, resaltó que el presupuesto representa un 20,5% respecto a lo destinado para este 2017, convirtiéndose en uno de los montos más altos en los últimos años.

"[Estará] destinado a asegurar los compromisos de reconstrucción, de agua y saneamiento, con S/4.022 millones a través del Programa Nacional de Saneamiento, el programa de agua potable y saneamiento para la Amazonía y el programa de mejoramiento y ampliación de servicios de agua y saneamiento en el Perú", resaltó.

Asimismo, añadió que se destinarán S/11.305 millones para cerrar la brecha de infraestructura pública en transporte y S/1.637 millones para los Juegos Panamericanos 2019.

En esa línea, destacó que en el Presupuesto para el Año Fiscal 2018 el Gobierno ha avanzado en la descentralización de los recursos. "El presupuesto para el 2018 es más descentralizado en comparación con el del 2017. Para el 2018, 29% del presupuesto estará destinado a Lima y El Callao; 11 puntos por debajo del 2017", dijo.

LA REVOLUCIÓN SOCIAL 

Cinco sectores fueron los destacados por Aráoz en su presentación: salud, educación, saneamiento, vivienda y agropecuario.

En educación -sector que representa 18% del presupuesto total, siendo el más alto- indicó que los recursos se centrarán en seguir incrementando su calidad, con una asignación de S/28.038 millones, mayor en 8,1% respecto al 2017.

El objetivo en el rubro será fortalecer la capacitación a directores y profesores, mejorar la calidad de los aprendizajes, consolidar la educación superior y mejorar la calidad de la infraestructura. Remarcó que el presupuesto 2018 contempla que ninguno de los docentes del sector público del país perciba menos de S/2.000 como salario mensual, parámetro que ya se empezó a aplicar desde noviembre.

En salud, resaltó que se tiene prevista una inversión de S/16.373 millones, con un incremento de 18,7% respecto a lo asignado el 2017. Con estos recursos se busca dar mejores servicios a los ciudadanos, garantizar la operatividad en los nuevos establecimientos de salud y dar alcance a la población a los insumos médicos que requieran. Además, comentó que S/700 millones se orientarán a la mejora de las remuneraciones de los trabajadores del sector salud.

En saneamiento, indicó que la inversión asciende a S/6.870 millones, un aumento de 23,3% respecto a lo asignado para este año. Así, se priorizarán proyectos de agua y alcantarillado en zonas urbanas y rurales; la ejecución de proyectos en los diversos niveles de gobierno y entidades prestadoras de servicios (EPS), y el reforzamiento y asistencia técnica de las EPS, las cuales, en su mayoría, manejan grandes deudas que no les permiten ser estables.

En el pilar de vivienda y desarrollo urbano, la titular de la PCM indicó que se prevé un presupuesto de S/2.420 millones, 7,4% más frente al 2017. De este monto, S/940 millones se destinarán a la entrega de bonos habitacionales para vivienda nueva, mejoramiento y construcción en sitio propio, mientras que S/31 millones serán destinados para trasferencias a núcleos ejecutores para mejorar las viviendas rurales, así como el desarrollo integral de barrios y ciudades.

Finalmente, en el pilar agropecuario -donde el presupuesto asciende a S/5.340 millones- remarcó que se priorizará el programa Sierra Azul, con S/350 millones destinados; y se destinarán S/70 millones para la renovación de plantaciones de café (en el Fondo Agro Perú) y S/60 millones a la reconversión de cultivos en el Vraem.

INSEGURIDAD Y CORRUPCIÓN 

Según Aráoz, el presupuesto para la seguridad y el orden público asciende a S/9.722 millones, un 3,9% más con respecto al año 2017. Estos recursos se destinarán, principalmente, al patrullaje para combatir los delitos y faltas, al acceso de servicios básicos para el ciudadano en más de 1.000 comisarias en el país y a la implementación de programas de prevención en seguridad ciudadana.

En lo que respecta a justicia, se asignarán recursos de hasta S/5.364 millones (7,3% más que el 2017) para garantizar que todas las personas puedan acceder a la misma. Manifestó que se canalizarán S/450 millones para la continuidad de procesos de pagos de sentencias judiciales, cumpliendo con la deuda social.

Lea más noticias de Economía en...