Redacción EC

Esta nueva moda, acuñada por el fotógrafo Dan Rubin constituye un giro total a los ya tradicionales ''. Consiste en colocar un celular con la fotografía del rostro de un famoso delante de una persona normal, de esa manera se genera una ilusión óptica que nos hace creer que es el famoso quien se toma la foto.

"Los selfies ya son parte de una cultura popular, por lo que empecé a pensar en imágenes que podrían llevar la humilde selfie a otro nivel”, dijo Rubin luego de revelar que esta idea nació como un tributo a la afición de los por tomarse selfies.

Pero esto no fue una tarea sencilla, al fotógrafo le tomaron varios días para encontrar a la persona que represente perfectamente a cada celebridad. “Fue un reto encontrar sujetos cuyos rostros coincidieran y tomó mucho tiempo pero estoy feliz con los resultados”, explicó el artista.