Incendio en Larcomar: las versiones de todos los implicados
Incendio en Larcomar: las versiones de todos los implicados
Juan Pablo León Almenara

En los últimos días, las cuatro instituciones involucradas en el incendio en Larcomar, que dejó como saldo cuatro personas muertas, han deslindado responsabilidades sobre la falta de seguridad en estas instalaciones y la burocracia que complica la fiscalización de normativas. 

Como se recuerda, minutos antes de las 10 a.m. del último miércoles 16 de noviembre, cuando se preparaba una función especial para periodistas, varias personas comenzaron a evacuar el centro comercial debido al fuego que consumía UVK Multicines. Tras una intensa jornada de rescate del Cuerpo General de Bomberos y la Policía Nacional del Perú, por la tarde se informó que las cuatro personas habían muerto por asfixia. 

Días después informaron que un cortocircuito en un tablero electrónico ubicado en el ambiente de proyección de la sala 11 de UVK habría causado el incendio. El fuego se extendió porque UVK no contaba con rociadores de agua. UVK fue implementado bajo una norma de seguridad que regía en 1998, cuando fue inaugurado Larcomar, que no exigía la instalación de aspersores en cines. La normativa actual, de junio del 2006, sí ordena la colocación de estos aparatos, pero, como toda ley, no es retroactiva. 

Sin embargo, por donde se vea la situación, el incendio en Larcomar fue una tragedia que pudo evitarse. 

¿QUÉ DICE UVK?

Cuatro días después del incendio que se registró en su local de Larcomar, la cadena de cines UVK reapareció para responder a través de Mónica Ubillús, gerente general. Ella reconoció que el local que funcionaba en Larcomar no contaba con rociadores de agua en los techos porque las autoridades nunca se lo exigieron.

“Yo tengo que confiar en lo que me diga Defensa Civil, tengo que confiar como empresaria. Defensa Civil es la autoridad que me va a decir a mí esto es lo correcto y seguro. Y Defensa Civil me dice a mí: ‘señora, lo que usted tiene en UVK está seguro’; y yo tengo que confiar en Defensa Civil”, dijo.

Ubillús afirmó que los inspectores le señalaron que “el sistema que nosotros tenemos es igual de eficiente que los aspersores”. Hoy, Ian Galarza, representante de UVK, dijo que su sistema contra incendios fue aprobado por Defensa Civil en el 2014, y que consiste en mangueras de emergencia y salidas de evacuación.

¿QUÉ DICE MIRAFLORES?

El alcalde de Miraflores, Jorge Muñoz, criticó que los planos de UVK no consideraban algunas modificaciones que habría realizado UVK sin permiso. “Quisieron dar gato por liebre”, dijo. También responsabilizó a la Municipalidad de Lima de haber emitido certificados de Defensa Civil pese a la modificación de infraestructura. 

Sin embargo, Muñoz admitió que hubo un retraso por parte de su comuna para llevar adelante las labores de inspección en dichas salas de cine. UVK había solicitado al municipio –en agosto de este año– una revisión de sus instalaciones para renovar su certificado de Defensa Civil. 

“Ellos presentan un certificado de defensa Civil, eso no lo vamos a poder negar. Para ello, presentan los planos (…) y como estas cosas no calzaban se ordenó una inspección integral y eso es lo que sucede en el ínterin”, explicó Muñoz, quien detalló que UVK modificó una infraestructura destinada a camerinos en oficinas administrativas.

A pesar del retraso municipal, el alcalde recalcó que la empresa de cines es el principal responsable del incendio debido a que no “brindó las condiciones adecuadas para sus empleadores”.

Desde que se ingresa una solicitud de inspección, los municipios tienen un plazo de tres días hábiles para ejecutarlas. Es decir, Miraflores debió revisar las instalaciones de UVK Larcomar a más tardar el 8 de agosto pasado. Este hecho le ha costado el puesto a algunos funcionarios municipales.

¿QUÉ DICE LARCOMAR?

Voceros de Larcomar afirman que UVK modificó sus instalaciones sin consultar (los camerinos por oficinas), pero "que ni UVK ni ningún otro negocio en Larcomar está obligado a informarlo". 

Luis D’Angelo, gerente general de Larcomar, declaró a Reporte Semanal que el contrato con UVK no contemplaba la instalación de aspersores porque era anterior al decreto supremo aprobado en 2014. Reconoció que se detectaron deficiencias y "riesgo eléctrico" en el cine, pero que su empresa no era responsable de esta supervisión.

¿QUÉ DICE LA MUNICIPALIDAD DE LIMA?

El subgerente de Defensa Civil de la Municipalidad de Lima, Mario Casaretto, reconoció que la autoridad metropolitana autorizó el funcionamiento de UVK en julio de 2014. Dijo, sin embargo, que en setiembre del mismo año se aprobó un decreto supremo que trasladó la responsabilidad de la supervisión a los municipios distritales. Por ese motivo el papel fiscalizador le corresponde a la Municipalidad de Miraflores. 

Casaretto responsabilizó al municipio de Miraflores por el incendio en Larcomar, por no realizar la inspección que le había solicitado el centro comercial a inicios de agosto.