Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

1 de 9
A través de un dron, El Comercio registró el daño causado en las lomas de Mangomarca. Nótese cómo la maquinaria pesada las ha ido destruyendo y cómo las viviendas han ido invadiendo. (Foto: El Comercio)

A través de un dron, El Comercio registró el daño causado en las lomas de Mangomarca. Nótese cómo la maquinaria pesada las ha ido destruyendo y cómo las viviendas han ido invadiendo. (Foto: El Comercio)

2 de 9
En diálogo con El Comercio, Vianca Madrid, gerenta de Recursos Naturales del Programa del Gobierno Regional de Lima Metropolitana, informó que “al llegar [las autoridades] los trabajadores habían escapado, solo encontramos la maquinaria. Han destruido gran parte del talud. Es una pena realmente. Lo peor es que no existe ninguna medida de seguridad para la propia población que está ladera abajo. Están socavando sin respetar la pendiente, la tierra es arcillosa, en cualquier momento se desprende y abajo hay invasores que están ahí ya hace mucho tiempo”. (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

En diálogo con El Comercio, Vianca Madrid, gerenta de Recursos Naturales del Programa del Gobierno Regional de Lima Metropolitana, informó que “al llegar [las autoridades] los trabajadores habían escapado, solo encontramos la maquinaria. Han destruido gran parte del talud. Es una pena realmente. Lo peor es que no existe ninguna medida de seguridad para la propia población que está ladera abajo. Están socavando sin respetar la pendiente, la tierra es arcillosa, en cualquier momento se desprende y abajo hay invasores que están ahí ya hace mucho tiempo”. (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

3 de 9
Al no encontrar a los trabajadores, Madrid señaló que “lo que hicimos es verificar el código de identificación que tenían los vehículos pesados para basarnos en eso y tratar de averiguar más, ya que no encontramos personas. Hemos visto que han hecho vías de acceso, y están haciendo más. Lo que quieren estas personas es depredar toda esa área, estamos hablando de 300 hectáreas que quieren invadir”, agregó. (Foto: El Comercio)

Al no encontrar a los trabajadores, Madrid señaló que “lo que hicimos es verificar el código de identificación que tenían los vehículos pesados para basarnos en eso y tratar de averiguar más, ya que no encontramos personas. Hemos visto que han hecho vías de acceso, y están haciendo más. Lo que quieren estas personas es depredar toda esa área, estamos hablando de 300 hectáreas que quieren invadir”, agregó. (Foto: El Comercio)

4 de 9
Otro ángulo desde dónde el dron de El Comercio registró la destrucción. Nótese la profundidad de las excavaciones. Eddy Martín, directivo de Asociación Ecoturística de Lomas de Mangomarca, precisó que este lugar se conoce como los cerros de Jicamarca, que pertenece la comunidad del mismo nombre. Contó que su asociación no ha podido entablar diálogo con la comunidad debido a lo peligroso que resulta. “Es terrible, es un martirio para nosotros. Un día fuimos a ver y es peligroso. Hoy ha ido la municipalidad y ha puesto la denuncia, pero esta situación no va a terminar”, comentó. (Foto: El Comercio)

Otro ángulo desde dónde el dron de El Comercio registró la destrucción. Nótese la profundidad de las excavaciones. Eddy Martín, directivo de Asociación Ecoturística de Lomas de Mangomarca, precisó que este lugar se conoce como los cerros de Jicamarca, que pertenece la comunidad del mismo nombre. Contó que su asociación no ha podido entablar diálogo con la comunidad debido a lo peligroso que resulta. “Es terrible, es un martirio para nosotros. Un día fuimos a ver y es peligroso. Hoy ha ido la municipalidad y ha puesto la denuncia, pero esta situación no va a terminar”, comentó. (Foto: El Comercio)

5 de 9
Una vez que tomaron conocimiento sobre la destrucción de las lomas de Mangomarca, los representantes de la Municipalidad de Lima y de San Juan de Lurigancho coordinaron y fueron a inspeccionar ayer el lugar. (Foto: Jorge Cerdán/ GEC)
EL COMERCIO

Una vez que tomaron conocimiento sobre la destrucción de las lomas de Mangomarca, los representantes de la Municipalidad de Lima y de San Juan de Lurigancho coordinaron y fueron a inspeccionar ayer el lugar. (Foto: Jorge Cerdán/ GEC)

6 de 9
El lunes, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, informó que "el lugar está fuera del área de conservación regional, no es un área que manejemos directamente. Está bajo responsabilidad de la Municipalidad Distrital de San Juan Lurigancho y Serfor. Sin perjuicio de ello, se está dando instrucción a nuestra procuradora para que las personas que están haciendo mal uso de un espacio que no está directamente bajo nuestra responsabilidad puedan ser denunciadas". En la imagen, la comitiva de funcionarios dirigiéndose al lugar donde se produjo la destrucción.   (Foto: Jorge Cerdán/ GEC)

El lunes, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, informó que "el lugar está fuera del área de conservación regional, no es un área que manejemos directamente. Está bajo responsabilidad de la Municipalidad Distrital de San Juan Lurigancho y Serfor. Sin perjuicio de ello, se está dando instrucción a nuestra procuradora para que las personas que están haciendo mal uso de un espacio que no está directamente bajo nuestra responsabilidad puedan ser denunciadas". En la imagen, la comitiva de funcionarios dirigiéndose al lugar donde se produjo la destrucción. (Foto: Jorge Cerdán/ GEC)

7 de 9
La comitiva también estuvo integrada por la Policía Nacional.  (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

La comitiva también estuvo integrada por la Policía Nacional. (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

8 de 9
Las lomas de Mangomarca son patrimonio del país y son consideradas el pulmón de Lima Este. Cuenta con un circuito ecoturístico de 500 hectáreas que ofrece hasta tres rutas para practicar el trekking. Los visitantes también pueden apreciar el bosque urbano, piedras canteadas, rocas con forma de perro y la llamada Boca de Lobo. (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

Las lomas de Mangomarca son patrimonio del país y son consideradas el pulmón de Lima Este. Cuenta con un circuito ecoturístico de 500 hectáreas que ofrece hasta tres rutas para practicar el trekking. Los visitantes también pueden apreciar el bosque urbano, piedras canteadas, rocas con forma de perro y la llamada Boca de Lobo. (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

9 de 9
Los trabajadores municipales y  la Policía Nacional llegaron al lugar y constataron lo que había ocurrido. Vianca Madrid indicó que “en julio del 2020 ya habíamos advertido de este hecho a Serfor y al municipio distrital. Hoy que hemos ido a la zona los trabajos están mucho más avanzados. Por parte de Servicios a la Ciudad y Participación Vecinal se hizo la denuncia a través de nuestra procuraduría, basándose en nuestro informe. El motivo es el tráfico de terrenos. Hablamos de un área total de 650 hectáreas, de las cuales 5 ya han sido añadas". (Foto: Jorge Cerdán / GEC)

Los trabajadores municipales y la Policía Nacional llegaron al lugar y constataron lo que había ocurrido. Vianca Madrid indicó que “en julio del 2020 ya habíamos advertido de este hecho a Serfor y al municipio distrital. Hoy que hemos ido a la zona los trabajos están mucho más avanzados. Por parte de Servicios a la Ciudad y Participación Vecinal se hizo la denuncia a través de nuestra procuraduría, basándose en nuestro informe. El motivo es el tráfico de terrenos. Hablamos de un área total de 650 hectáreas, de las cuales 5 ya han sido añadas". (Foto: Jorge Cerdán / GEC)