(Foto: Hugo Curotto / GEC)
(Foto: Hugo Curotto / GEC)
Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El pasado 16 de abril, el Ministerio de Salud (Minsa) inició su nueva estrategia de vacunación contra el COVID-19. El Estado Peruano planteó así un enfoque territorial y por edades, por lo que se reordenó la aplicación de dosis y que vivían en determinados distritos. De este modo se busca “inmunizar a poblaciones completas en la jurisdicción que habitan”, informó entonces el ministro Óscar Ugarte.

A la fecha, más de 253 mil peruanos y peruanas de este grupo etario han recibido la primera dosis de la vacuna contra el virus; ellos representan al 35,2% de adultos mayores de 80 años del país, según el Reniec. De ese total de inmunizados, a un 85% se les aplicó el fármaco desarrollado por Pfizer, y al 15% restante los de Sinopharm o Astrazeneca.

MIRA: Vacuna contra el coronavirus: más de un millón 368 mil peruanos ya fueron inmunizados

Aumentan los vacunados

La proporción de inmunizados también aumentó rápidamente: la tasa de adultos mayores de 80 años que fueron vacunados con la primera dosis pasó de 4,7 por cada 100 mil habitantes (el 16 de abril) a 37,1 por cada 100 mil (el 4 de mayo), según la plataforma de datos abiertos del ministerio. Es decir, este índice aumentó en un 689% en solo dieciocho días.

Las regiones que reportan la mayor cantidad de población vulnerable vacunada con la primera dosis son Callao (72,9% del total de adultos mayores de 80 años residentes), Tumbes (62,3%), Pasco (53,5%), Lima Metropolitana (53,3%) y Ayacucho (51,4%). Si bien estos porcentajes representan el avance proporcional en cada jurisdicción, mientras en Tumbes se ha inmunizado a 2.447 personas, en la capital ya suman 117.740.

En los últimos lugares del ranking regional están Puno (13,5% del total de adultos mayores de 80 años residentes), Cajamarca (15,7%), Lambayeque (15,8%), Junín (16,8%), Lima provincias (18,4%), Cusco (19%), Áncash (19,5%) y Loreto (19,8%).

Tendencia en indicadores

De acuerdo con los reportes oficiales del Minsa, el pasado 16 de abril la tasa de infecciones confirmadas en este grupo etario estaba en 30,7 por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, el 4 de mayo llegó a 17,4 por cada 100 mil; es decir, disminuyó en un 43% en casi tres semanas (una tendencia a la baja que no tiene precedentes en lo que va del año). Durante la segunda ola, este índice alcanzó un pico de 32,8 (9 de abril).

Aunque la caída en las cifras de mortalidad aún no son tan significativas, también se ha dado en el mismo periodo: el 16 de abril se registró una tasa de 40,9 adultos mayores de 80 años fallecidos por el COVID-19 por cada 100 mil habitantes; el 4 de mayo se redujo a 37,6. Con ello, este índice se redujo en un 8%.

MIRA: Vacuna Sinopharm: ¿cuántas dosis llegarán al Perú en las próximas semanas?

¿Impacto de la vacunación?

Hay dos hechos innegables, según Juan Carlos Carbajal, miembro de Open-Covid Perú, quien analizó y recopiló estos datos oficiales: en el mismo periodo en el que el número de adultos mayores de 80 años vacunados aumentó de manera muy significativa, la tasa de casos confirmados dentro de este grupo poblacional cayó considerablemente.

“Esto lo podríamos tomar como una primera señal del impacto de la vacunación en las personas más vulnerables del país. Estas tendencias son más notorias, sobre todo, desde que el Minsa cambió su enfoque de aplicación de dosis por uno territorial y por edades. Se requiere un análisis epidemiológico en esa línea”, dijo Carbajal.

Percy Mayta-Tristán, médico e investigador, explicó que la caída de casos confirmados coincide con el avance en vacunación, pero tal disminución se ha dado en otros grupos de edades y no se puede afirmar aún que hay impacto por aplicación de dosis.

“Pero sí podemos decir que esta dinámica es similar a la registrada en otros países donde se ha aplicado la vacuna Pfizer. El Minsa debe hacer un estudio para confirmarlo, agregó.