Módulos Temas Día

Rusia 2018: la Casa Perú abrió sus puertas | VIDEO

Acompañando a nuestra selección, una pléyade de bailarines, pintores, cocineros y artesanos juegan en pared a unos metros de la Plaza Roja de Moscú

"Cuando el sol se esconde al anochecer / nace un poema en Moscú / a la luz de una luna azul", dice la canción. Y todo indica que aquellos versos ("Medianoche en Moscú", 1955) reflejan perfectamente la belleza de una ciudad que viaja hacia el horizonte como un manto sereno de cúpulas y tejados. Desde la antigua ciudad blanca del Kremlin, en el oeste, hasta el gran puente Ustinskii, en el otro extremo. Entre la Catedral de Cristo Salvador y el gran puente curvado sobre su ancho río navegable.

Todo lo cual no sería ninguna novedad si ese 'primer anillo' de Moscú no estuviese sembrado de camisetas rojiblancas, el ejército de hinchas más grande y atronador jamás enviado a un Mundial de Fútbol, según los entendidos. Jugando en pared, imágenes de Machu Picchu en los paraderos de bus, pantallas digitales en las estaciones de metro próximas a la Plaza Roja, otra inmensa pantalla al costado de la icónica Catedral de San Basilio y, en la palma de las manos, tecnología nacional de geolocalización para celulares.

PLAZA BLANQUIRROJA
En un radio que compromete también puntos neurálgicos como el centro comercial Tzum y los tres aeropuertos internacionales de la ciudad, toda esta maquinaria promocional de nuestros atractivos pivota en torno a la Casa Perú de Prom-Perú, estratégicamente dispuesta en el Centro de Exposiciones Manège, icónico edificio de 4.700 m2 ubicado a un paso de la Plaza Roja y punto de concentración de nuestra escudería artística.

Así fue la inauguración de la Casa Perú en Rusia:

Máscaras andinas, artesanía, textiles, paseos de realidad virtual, bailarines del Elenco Nacional de Folclore, la exposición fotográfica "Mundialistas" de El Comercio, degustaciones gastronómicas, clases de danza, charango y quena. Visitantes que salen con la piel tatuada con diseños precolombinos o enmascarados como carnavaleros ayacuchanos. Y en la cima de la pirámide, nuestra gastronomía: exitosos chefs peruanos afincados en Europa han liado bártulos para sumarse al peregrinaje de nuestra selección.

Víctor Gutiérrez (del restaurante homónimo de Salamanca), Jorge Muñoz (Pakta de Barcelona) y Robert Ortiz (Lima Fitzrovia de Londres), cada uno de los cuales ostenta una estrella Michelin, aterrizaron en Moscú para alternar con los no menos talentosos Omar Malpartida (Tiradito & Pisco Bar de Madrid), Nicky Ramos (The Market Perú de Barcelona), la científica especializada en gastronomía Mónica Kisic y el bartender Omar Kuan. Toda una escudería dispuesta a abrir el espléndido horizonte que hay más allá de la sopa borsch y el pollo kiev.

MOVILIZANDO AL PERÚ
A tono con nuestra diversidad y policromía, la convocatoria artística contempló una muestra plástica que retrate la mitología, historia y cosmovisión generadas por las plantas místicas y medicinales de nuestra jungla: "Las semillas de los dioses. Arte enteogénico en la Amazonía peruana" busca infiltrar todo el furor selvático en el corazón de Moscú. Lo enteógeno –del griego ‘que tiene a un dios dentro’– refiere precisamente a esa variedad de plantas maestras que agudizan la percepción y potencian sus bondades curativas.

Así, ayahuasca, chacruna, toé, tabaco, chapilonga, huayra caspi, chiric sanango y otras lianas sagradas viajan a través de los ríos fluorescentes para transfigurarse en seres antropomorfos y collages hipnóticos. En fantásticas mitologías pintadas en machetes y remos usados como lienzo. Todo un arte fabricado con semillas, fibras, espinas y raíces aéreas de nuestra floresta desde las manos de Pablo Amaringo, Graciela Arias, Christian Bendayán, Lastenia Canayo, Harry Chávez, Ana Cecilia Gonzales-Vigil, Nereida López, Musuk Nolte, Dimas Paredes, Kylla Piqueras, Olinda Silvano, Armando Williams y Santiago Yahuarcani.

Y movilizando la fe, un tráiler: después de haber estado estacionado a cien metros de la galería Tretyakov, en el parque Gorki de Moscú, ayer llegó a Saransk, y luego viajará hasta Ekaterimburgo y Sochi esa embajada sobre ruedas bautizada como Casa Perú Móvil, vehículo polifuncional que sirve como disparador de camisetas y barras energéticas a base de quinua. También es el punto de encuentro para todos los ciudadanos del planeta ávidos de transformarse en hinchas de la Bicolor. Que el beso del cuero y la red nos sea favorable, entonces.

Tags Relacionados:

Rusia 2018

Casa Perú

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada