Jamie Foxx le presta la voz a Joe Gardner, el protagonista de "Soul", la nueva cinta de Pixar. (Disney+)
Jamie Foxx le presta la voz a Joe Gardner, el protagonista de "Soul", la nueva cinta de Pixar. (Disney+)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Luego de la no tan bien recibida “Mulán”, Disney decidió lanzarse con una segunda gran película estrenada directamente en su plataforma Disney+, dada la exhibición limitada en salas por la pandemia. Y aunque a priori parece menos ambiciosa que la mencionada épica ambientada en Asia, “” –que tuvo su debut el pasado 25 de diciembre– llega con el respaldo de ser el más reciente filme de Pixar, la productora animada que pone siempre la valla en alto.

LEE TAMBIÉN: Disney y Pixar anuncian “Luca”, su nueva película de animación

Y no ha defraudado. “Soul” cuenta la historia de un pianista que, cansado de trabajar como maestro de música en una escuela, busca un propósito mayor en la vida. El destino, sin embargo, lo llevará por caminos totalmente distintos al esperado y es así como arranca una aventura cargada de ritmo y de gracia, pero no exenta de gran pericia narrativa y sutiles despliegues psicológicos y emocionales.

A riesgo de estar cediendo al ‘hype’ que suele generar cada nuevo producto de Pixar, desde ya nos atrevemos a ubicar a “Soul” entre lo mejor de su catálogo. Por eso reunimos cinco factores a destacar en la película. Va sin ‘spoilers’ para que el disfrute de la misma sea óptimo.

1. Por darle sentimientos a las almas

Hay un meme que resume bien la fórmula de Pixar: darle emociones a todo lo que uno pueda imaginar. En “Toy Story”, les daban emociones a los juguetes; en “Ratatouille”, a un roedor; en “Wall-E”, a los robots; y en “Intensa-Mente” hasta les daban emociones a las emociones.

Lo mismo ocurre en “Soul”, y como bien dice su título, es el turno de las almas para sentir emociones. Por suerte, la premisa no es fallida; más bien, deslumbra por su ingenio para abordar una cuestión casi casi metafísica, pero con frescura y humor. Y así redondear un sencillo (y muy sensible) mensaje sobre el sentido de la vida.

Fotograma de "Soul", la nueva película de Pixar y Disney.
Fotograma de "Soul", la nueva película de Pixar y Disney.

2. Por su música

Ya lo había hecho con “Coco” y el ejercicio funcionó bastante bien. Tener a un protagonista que se desvive por la música facilita que el relato recorra temas como la inspiración, la vocación y la belleza creativa en estado puro. Lo curioso es que el personaje de Joe Gardner termina escindido entre el mundo vibrante del jazz y uno más etéreo.

Esa dualidad se refleja en la banda sonora de la cinta y en sus creadores: por un lado, la faceta improvisadora frente al piano Jon Batiste; por el otro, la experimentación sonora de Trent Reznor y Atticus Ross (los miembros de Nine Inch Nails que se han convertido en expertos en composición musical para series y películas). La combinación funciona perfectamente.

3. Por la calidad de su animación

Con la imagen de “Soul” pasa lo mismo que con la música: hay claramente dos dimensiones audiovisuales bien demarcadas, cada una con sus rasgos, trazos y texturas particulares. Ese constante ir y venir entre planos tan diferenciados elude el riesgo de aturdir al espectador y, en cambio, se convierte en un auténtico deleite visual.

Mención necesaria en este punto a lo frustrante que es no poder ver una película como “Soul” en la pantalla de un cine. Ni el televisor más grande y de mejor calidad puede igualar esa experiencia.

Dos planos paralelos de "Soul". (Disney+)
Dos planos paralelos de "Soul". (Disney+)

4. Las voces

Todo un acierto la elección de Jamie Foxx para darle voz a Joe Gardner. No solo porque le confiere calidez, versatilidad y pliegues actorales, sino porque le hace justicia como el primer afroamericano protagonista de una película de Pixar.

Ello a pesar de que han comenzado a aparecer algunas críticas al poco espacio que se le da en pantalla a la voz de Foxx sobre el cuerpo de Joe. Objeciones que, desde nuestro punto de vista, parecen un poco desmedidas. Pero bienvenida sea la discusión.

5. Por su director, Peter Docter

No son pocos los talentos que Pixar ha encumbrado (o que han ayudado a encumbrar a Pixar, si se quiere ver de esa manera). Ahí tenemos a John Lasseter (director de “Toy Story”, “Bichos” y “Cars”), Brad Bird (“Los Increíbles”, “Ratatouille”), Andrew Stanton (“Buscando a Nemo”, “Wall-E”) o Lee Unkrich (“Toy Story 3” y “Coco”).

Pero es Pete Docter el más joven del grupo y también el que parece tomarse más riesgos al momento de diseñar sus historias. Su debut como director ocurrió en el 2001 con “Monsters, Inc.” y luego se encargó de cintas tan aclamadas como “Up” (2009) e “Intensa-Mente” (2015). “Soul”, su cuarto largometraje, parece ir un peldaño más arriba de eso. Ojalá nos siga sorprendiendo.

El dato

“Soul” puede verse en la plataforma Disney+.


TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS