(Foto: AFP)
(Foto: AFP)
Redacción EC

Desde la unidad carcelaria del Hospital Bellevue en la que se encuentra, es probable que aún no comprenda a cabalidad por qué la condena dictada el lunes en su contra por abuso sexual y violación constituye un hecho histórico y una victoria para todas las mujeres.

El otrora poderoso productor de Hollywood, que ha sido acusado de agresiones sexuales por más de 80 mujeres, fue hallado culpable en Nueva York de haber violado a la actriz Jessica Mann en el 2013 y de haber agredido sexualmente a la ex asistente de producción Mimi Haleyi en el 2006. El veredicto, sin precedentes, le otorgó al movimiento #MeToo (Yo también, en español) su primer triunfo en las cortes.

Y es un triunfo porque el de Weinstein, de 67 años, es el caso más emblemático del impacto de #MeToo, un movimiento que creció en las redes sociales a partir del 2017 cuando, inspiradas en las acusadoras de Weinstein, cada vez más mujeres empezaron a contar públicamente los casos de acoso y abuso que sufrieron de parte de hombres poderosos.

Además de #MeToo surgió el movimiento Time’s Up y juntos alentaron a decenas de miles de mujeres de todo el mundo a denunciar en las redes sociales los infiernos que vivieron y difundieron la importancia de la tolerancia cero ante este tipo de agresiones.

(Captura de pantalla)
(Captura de pantalla)

El caso también es histórico por Weinstein era un pez gordo. No solo se trataba del productor más poderoso de Hollywood, cuyas películas han ganado 81 premios Óscar, sino que era un hombre se jactaba de tener en sus manos los futuros de las jóvenes promesas de la industria del entretenimiento, lo que aprovechó para cometer abusos sexuales por más de 30 años. La condena en su contra deja un precedente trascendental: que ningún abusador está por encima de la ley.

El veredicto del jurado fue un momento singular en el movimiento #MeToo, una declaración de que cualquier hombre que maltrata sexualmente a las mujeres en el lugar de trabajo, sin importar su riqueza o prestigio, puede rendir cuentas”, dijo el diario “The Washington Post” en un editorial.

Además de lo que representa la caída de Weinstein en sí misma, la condena en su contra también abre la posibilidad de cambiar la forma en que se juzgan las denuncias de violaciones que siempre han sido difíciles de probar.

Una violación es una violación no importa si la denuncia se hace en una hora, un año o incluso no se hace. Es una violación a pesar de la complicada dinámica del poder y el consentimiento después del ataque. Es una violación incluso si no hay evidencias físicas”, dijo el fiscal de distrito Cyrus Vance Jr. tras el anuncio del fallo en Nueva York.

La mayoría de las mujeres que testificaron contra de Weinstein siguieron en contacto con él -y en algunos casos mantuvieron relaciones sexuales consensuales con él- después de los abusos. Ninguna denunció de inmediato el ataque y había poca evidencia física que corroborase sus afirmaciones.

(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

Los fiscales no tenían evidencia forense ni testigos que corroboraran ninguno de los asaltos. En cambio, confiaron en el testimonio desgarrador de media docena de mujeres sobre cómo Weinstein usó su influencia y la promesa de posibles roles de actuación para obligarlas a encuentros sexuales degradantes”, afirmó “The Washington Post”.

Como ese diario, otros medios estadounidenses usaron sus portadas, editoriales y artículos de opinión para destacar que el Caso Weinstein y el movimiento #MeToo han provocado cambios que cada vez son más visibles. Hoy hay más personas dispuestas a escuchar a las mujeres, y, cada vez más, esos testimonios tienen consecuencias. Sin embargo, aún no es suficiente.

El juicio del Sr. Weinstein fue ampliamente cubierto, por lo que finalmente escuchamos a algunas de las víctimas, pero no se trata solo de hombres y mujeres jóvenes excepcionalmente poderosos en una industria que es noticia. Hay innumerables historias de silenciamiento en otros lugares todos los días, solo algunas de las cuales son noticia”, dijo la escritora estadounidense Rebecca Solnit en un artículo de opinión divulgado por “The New York Times” tras conocerse la sentencia.

El siguiente juicio de Weinstein

El juicio de Nueva York involucró a seis mujeres, tres de ellas estaban relacionadas directamente con las acusaciones y las otras tres dieron su testimonio para reforzar los argumentos de la fiscalía.

Weinstein ahora debe aguardar su sentencia del 11 de marzo en la cárcel. El expoderoso producto enfrenta entre cinco y 29 años de prisión por haber sido declarado culpable de los cargos de abuso sexual y violación. Sin embargo, fue absuelto de violación en primer grado y de dos cargos de agresión sexual predatoria.

Mujeres víctimas de acoso sexual durante una marcha #MeToo en Hollywood. (Foto: AFP)
Mujeres víctimas de acoso sexual durante una marcha #MeToo en Hollywood. (Foto: AFP)

Weinstein debía ser encarcelado inmediatamente en la prisión de Rikers Island, en Nueva York, pero pasó la primera noche en el hospital tras quejarse de dolores en el pecho y palpitaciones.

En realidad, el camino de Weinstein ante la justicia está lejos de acabar. Tras el histórico fallo en Nueva York, las actrices de Hollywood que lo acusan de delitos sexuales esperan que sea condenado a cadena perpetua en el nuevo juicio que enfrentará en Los Ángeles, aún sin fecha.

Harvey, te metiste con las mujeres equivocadas. Te esperamos aquí en Los Ángeles donde esperamos que tu condena sea cadena perpetua”, dijo la actriz Louisette Geiss en una rueda de prensa. “No te salvarás”.

En realidad, muchas mujeres han defendido que es demasiado pronto como para decir si las cosas han cambiado realmente con la primera condena contra Weinstein, aunque aseguran que es un paso significativo.

Aunque hoy [el lunes] un hombre ha sido declarado culpable, debemos preguntarnos si alguien se preocupará por el resto de nosotras mañana. Esto es por lo que decimos #MeToo”, dijo el movimiento en un comunicado.