Módulos Temas Día

Más en Actualidad

“En Venezuela se cubren las marchas con casco, chaleco antibalas y mucha fe”

Isaac Paniza es un fotorreportero que registra las manifestaciones desde el 2014. Él nos cuenta cómo es su trabajo y el nivel de violencia que se vive en las calles

Isaac Paniza en una concentración opositora en el este de Caracas. “Mis fotografías demuestran que he estado al frente, donde han caído heridos y personas que fueron asesinadas”, dice el fotorreportero. (Archivo personal).

Isaac Paniza en una concentración opositora en el este de Caracas. “Mis fotografías demuestran que he estado al frente, donde han caído heridos y personas que fueron asesinadas”, dice el fotorreportero. (Archivo personal).

Isaac Paniza en una concentración opositora en el este de Caracas. “Mis fotografías demuestran que he estado al frente, donde han caído heridos y personas que fueron asesinadas”, dice el fotorreportero. (Archivo personal).

Isaac Paniza en una concentración opositora en el este de Caracas. “Mis fotografías demuestran que he estado al frente, donde han caído heridos y personas que fueron asesinadas”, dice el fotorreportero. (Archivo personal).

Un día Isaac Paniza agarró su cámara y salió a las calles de Caracas para retratar la convulsión social que vive Venezuela y romper así el silencio informativo que rige en el país. Y no ha parado. Sus fotos y videos son divulgados en su cuenta de Instagram, que antes estaba reservada solo para sus conocidos y ahora es seguida por cientos de miles de venezolanos comunes y corrientes y por políticos y líderes de opinión.

—¿Cuándo empezaste a registrar las marchas?

La primera vez que salí a fue el 12 de febrero del 2014, año en el que hubo cinco meses de protestas. Ese día asesinaron a Bassil da Costa y a Robert Redman en Caracas.

—¿Por qué seguiste haciéndolo?

Ese día salí como fotógrafo amateur. Al ser testigo del asesinato de dos jóvenes, decidí seguir en la calle como un compromiso y una forma de llevar el luto y de ser partícipe de lo que sucede en el país. Además, al haber una gran desinformación en Venezuela, las redes sociales ayudan a dar a conocer de manera rápida lo que está pasando. Cuando empecé tenía en Instagram 7.000 seguidores, luego pasé a 30 mil y el 2014 terminé con 70 mil. Ahora tengo 462.000.

—¿De qué manera las redes sociales contrarrestan el silencio de la TV?

La gente se informa más por una red social como Instagram que por un medio como el Canal 8 –que es del Gobierno–, porque sabemos que ellos están totalmente disociados de la verdad. Mientras en el país se están registrando asesinatos, heridos, decenas de personas asfixiadas con gases lacrimógenos, tú enciendes el televisor y te están pasando “Liberen a Willy”, una película del 2008. En cambio, entras a las redes y empiezas a seguir a personas que están en la calle informando en tiempo real.

“Cuando empecé en el 2014 tenía en Instagram 7 mil seguidores. Acabé ese año con 70 mil y ahora tengo 462 mil”.

—¿Estás llegando a sectores que simpatizan con el Gobierno?

Tengo toda la seguridad de estar llegando. Sobre todo porque tengo contacto directo con esta masa del Instagram. A diario recibo mensajes privados y correos electrónicos. Me escriben para darme las gracias y para decirme que no sabían que eso que publico estaba sucediendo.

— ¿Qué elementos de seguridad son básicos para la cobertura en Venezuela?

Es indispensable tener un casco, una máscara antigás, un chaleco antibalas y una gran fe sobrenatural para que el padre Jesucristo te bendiga en la marcha y regreses sano y salvo.

Isaac Paniza

Isaac Paniza considera que las protestas del 2017 son más fuertes que las del 2014. (Isaac Paniza).

Isaac Paniza considera que las protestas del 2017 son más fuertes que las del 2014. (Isaac Paniza).

Isaac Paniza considera que las protestas del 2017 son más fuertes que las del 2014. (Isaac Paniza).

—¿Sueles andar en grupo con otros fotógrafos o haces solo tu trabajo?

Siempre salgo solo. Pero cuando se ve un movimiento los fotógrafos usamos un lenguaje corporal para reconocer dónde están los demás colegas. Y cuando culminan los enfrentamientos y sueltan las motos de la policía o de la Guardia Nacional, que es la parte más riesgosa, todos tratamos de hacer un círculo para defendernos y evitar que los agentes nos roben los equipos o nos agredan, que es lo que está sucediendo.

“Estoy seguro de que si un grupo de manifestantes agarra a un policía, este corre el riesgo de ser asesinado”.

—¿Con qué ambiente te encuentras cada vez que llegas a una cobertura?

Cuando la marcha va caminando hacia el piquete de la Guardia Nacional se manejan unos niveles de ansiedad exorbitantes porque ya se sabe lo que puede venir. Hay miedo, es el miedo de que esta vez no corras con la misma bendición de salir ileso. Ese miedo me ayuda a ser prudente.

—¿En qué momento dices acá paro?

Yo soy una persona que cree en Cristo. Y como cristiano he desarrollado una relación íntima con mi padre en la que yo escucho su espíritu que está dentro de mí. Entonces, cuando salgo empiezo a escuchar esa voz que me guía. Cuando sé que tengo una imagen importante en la línea avanzo y consigo la foto del herido, de la persona que se asfixió, voy hacia adelante, voy hacia atrás. Esa es mi fórmula. Sé cuándo tengo que avanzar, cuándo retroceder, cuándo ya es suficiente.

—¿Qué episodio te impactó más?

Ver una tanqueta de la Guardia Nacional arrollando a un grupo de manifestantes. Eso me pareció bestial, que no hay límites, que la vida del ser humano y de la juventud venezolana para ellos no representa ningún valor y simplemente los ven como una amenaza.
—¿Sientes que esa fue una situación fortuita o que puede repetirse?
Puede repetirse. Porque cuando uno comete un error y no hay una consecuencia, no hay una exhortación, entonces hay una gran probabilidad de hacer lo mismo e incluso exagerarlo. A los pocos días de ese episodio, desde una tanqueta un guardia, usando un megáfono, amenazaba a los manifestantes: “Se van o los atropello y les reviento la cabeza”, les decía.

“El centro de Caracas está controlado por los colectivos, que son mercenarios dispuestos a asesinar”.

—¿Qué diferencias ves entre estas manifestaciones y las del 2014?

Hay un gran odio. Los límites son más grandes. En el 2014, en 5 meses de protestas hubo 43 muertos. Ahora, en 2 meses ya hay 68. La fuerza y la represión es más brutal. Estoy seguro, y te lo digo con gran responsabilidad, de que si un grupo de manifestantes agarra a un policía, este corre el riesgo de ser asesinado, porque ahora hay tanto odio, tanto resentimiento en ambas partes que lo único que puede ocasionar es un estallido en el que se vea comprometida la vida de muchos ciudadanos.

—¿Qué pasaría si el Gobierno deja pasar a la oposición al centro de Caracas?

Creo que muchas veces no dejan pasar porque ese lugar es una zona totalmente comandada por lo que llaman colectivos y estos colectivos son mercenarios que pueden disparar a sueldo a las personas. Ello puede terminar con muchísimos muertos y un caos que perjudicaría la imagen del Gobierno aún más de lo que la tiene manchada. Entonces, la represión previene controlar algo que es incontrolable: los colectivos.

—¿Cómo ves el futuro?

Veo a una población decidida, comprometida, cansada, que está dispuesta a seguir y a segur haciendo todo lo que está a su alcance para acabar con el desastre que tenemos.

Isaac Paniza
  • Lugar de nacimiento: Caracas, Venezuela
  • Fecha de nacimiento: 2 de febrero de 1987
  • Profesión: Fotorreportero
  • Cuenta de Instagram: @ipaniza
Isaac Paniza

Isaac Paniza

Trabajé durante 10 años en la dirección del Grupo Editorial Exclusiva. Ahora, como fotógrafo independiente, levanto mi voz como comunicador para hablar en favor de la libertad en Venezuela. También ayudo a personas que padecen de cáncer y a discapacitados.

VEA MÁS DE MUNDO EN:

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías