Puerto Rico reporta inundaciones tras el paso del huracán Fiona. (AP/Stephanie Rojas).
Puerto Rico reporta inundaciones tras el paso del huracán Fiona. (AP/Stephanie Rojas).
Agencia EFE

Inundaciones repentinas están ocurriendo este lunes en todo tras el paso del por la isla, que ha dejado hasta 25 pulgadas de lluvia (63 centímetros) en algunas zonas, según el Servicio Nacional de Meteorología (SNM).

“La lluvia fuerte adicional solo agravará la situación. Muévase a terreno más alto”, recomendó el SNM en un mensaje a la población en su cuenta oficial de Twitter.

MIRA: Huracán Fiona: Puerto Rico evacúa a cientos de personas en varias áreas inundadas por el devastador ciclón

La agencia reportó que los totales de lluvia en la mitad este de la isla, especialmente en el sureste, han sido de entre 16 a 25 pulgadas (40-63 centímetros).

Una familia quedó incomunicada y fue rescatada por vecinos en el pueblo de Cayey tras el paso del huracán Fiona por Puerto Rico. (Stephanie Rojas/AP).
Una familia quedó incomunicada y fue rescatada por vecinos en el pueblo de Cayey tras el paso del huracán Fiona por Puerto Rico. (Stephanie Rojas/AP).

En los municipios del sur, desde Guayama hasta Ponce, sigue habiendo bandas de aguaceros y ráfagas de viento de entre 30 a 40 millas por hora (48 a 64 Km/h).

MIRA: Huracán Fiona provoca un apagón general en Puerto Rico que “puede durar varios días”

Aunque el ojo del huracán Fiona sigue alejándose de Puerto Rico, las bandas de lluvia persisten y se espera que las fuertes precipitaciones continúen durante la mitad de esta jornada, dejando hasta 10 pulgadas (25 centímetros) en el sur.

Las inundaciones han forzado la evacuación de cientos de residentes de varios municipios del norte, centro y sur de Puerto Rico como Toa Baja y Cayey.

Varios ríos se han desbordado en distintas regiones de la isla, donde decenas de carreteras están dañadas e incluso intransitables y ha colapsado algún puente.

Fiona tocó tierra ayer en el suroeste de Puerto Rico, cerca de Punta Tocón, a las 15.20 hora local (19.20 GMT), según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, en inglés).

Sus vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora (85 millas) y sus fuertes lluvias causaron un apagón general en la isla y daños en viviendas e infraestructura catalogados de “catastróficos” por el gobernador Pedro Pierluisi.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más