La gente camina cerca de una calle de centros nocturnos en Ámsterdam el 26 de septiembre de 2020, en medio de la pandemia de coronavirus. (Foto de Ramon van Flymen / ANP / AFP).
La gente camina cerca de una calle de centros nocturnos en Ámsterdam el 26 de septiembre de 2020, en medio de la pandemia de coronavirus. (Foto de Ramon van Flymen / ANP / AFP).
Agencia EFE

Agencia de noticias

Una pista llena de jóvenes bailando y cantando mientras otros hacen cola frente a la barra, y muchos abrazos de ilusión por la primera fiesta en pandemia de . Es la imagen que ha dejado el primer fin de semana de reapertura de las discotecas en , que hoy son también focos dispersos de contagios y de alarma sanitaria.

Las fotos que circulan por las redes sociales de esas fiestas recuerdan a la añorada prepandemia. Esos jóvenes se creían seguros porque, para acceder a una sala de baile o una discoteca, se necesita un test negativo, un certificado de recuperación de la covid-19 o de vacunación completa, que se demuestra con un código QR emitido por las autoridades sanitarias de forma centralizada.

MIRA: Unos 180 contagiados de coronavirus tras una fiesta en una discoteca de Países Bajos

Pero, y ya que la mayoría de los jóvenes no cuenta con la pauta completa de la vacuna, se ha demostrado que el sistema de test no es del todo hermético, y los expertos temen que estos brotes en discotecas y fiestas vayan a ser la tónica de este verano, aumentando aún más el riesgo de una nueva ola en otoño.

Las discotecas cerraron en marzo de 2020, vistas como un potencial foco de contagios, y el Gobierno neerlandés las mantuvo clausuradas desde el principio, incluso en el verano pasado, pero su primera noche de reapertura, el 26 de junio, sentenció el rol de estos locales en la propagación del coronavirus.

Tras el paso de los días necesarios para que los contagios empiecen a salir a la luz, se están confirmando varios brotes, entre ellos 189 casos de más de 600 personas que estuvieron en una discoteca de Enschede, cerca de la frontera con Alemania, o de 50 estudiantes que montaron una fiesta en un local en La Haya.

En la ciudad universitaria de Maastricht, cuatro establecimientos hosteleros, principalmente bares de copas, están cerrados por una ola de contagios entre el personal después de fiestas en esos locales.

En Enschede, el propietario de la discoteca había elaborado un “amplio plan de actuación” para la reapertura, incluido “un control de acceso más estricto y personal de seguridad adicional”, según el alcalde, Onno van Veldhuizen. Pero algo salió mal y las autoridades investigan qué fue.

Ya no se aplican restricciones a la industria de la restauración: no hay una hora de cierre, no se exigen mascarillas en interiores entre clientes y personal, y tampoco hay un límite de aforo si se pueda mantener la distancia de metro y medio.

Pero los datos publicados hoy solo confirman los peores augurios: un fuerte aumento de contagios entre los jóvenes. Se han registrado 2.253 nuevos casos en las últimas 24 horas, 728 más que ayer. En los últimos siete días, se notificó una media de 1.220 positivos por día.

Adolescentes y veinteañeros, especialmente de 20 a 24 años, son responsables de más de la mitad de las nuevas infecciones, según el Instituto de Salud Pública (RIVM). El grupo de 15 a 19 años representa un 25 % del total de casos, y los que están en sus veinte están detrás del 31 % de los positivos.

Los buenos datos se refieren a la hospitalización, que mantiene su tendencia a la baja: un total de 212 pacientes con covid-19 están ingresados, de los cuales 103 en la UCI, según el Centro Nacional para la Distribución de Pacientes.

El ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, subrayó hoy que este aumento era previsible por la desescalada y está ocurriendo entre los jóvenes que aún no han sido vacunados, pero admitió que está sucediendo a gran velocidad y es “un motivo de preocupación”.

En un intento de animar a los jóvenes a vacunarse, renunció al periodo de espera posterior a la vacunación afirmando que quienes recibieran, por ejemplo, una inyección de la monodosis Janssen por la mañana, podrían ir a la discoteca por la noche.

Este martes, De Jonge dio un paso atrás: quienes reciban su pauta completa tendrán que esperar dos semanas para obtener el código QR.

El ministro de Seguridad, Ferdinand Grapperhaus, reconoció que “el sistema (de test) es muy bueno”, pero los establecimientos y clientes “deben seguir las reglas”, algo que no siempre ha ocurrido durante el primer fin de semana sin restricciones.

De momento, no habrá nuevas restricciones, pero, por temores a que los turistas que regresen provoquen una nueva ola después de verano, Sanidad distribuirá pruebas gratuitas en los aeropuertos y puerta a puerta para que los viajeros verifiquen que no tienen coronavirus tras las vacaciones.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

________________________________

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China? null

TE PUEDE INTERESAR