Ronny Isla Isuiza

Durante los festejos del 14 de julio, cuando se celebra el Día de la Bastilla en Francia, un sujeto emprendió una brutal carrera a bordo de un camión y embistió a decenas que personas que se habían congregado para presenciar un espectáculo de fuegos artificiales frente al mar de Niza.

El tunecino (31) enrumbó por el Paseo de los ingleses, un bello malecón de la famosísima Costa Azul, dejando a su paso muerte, llanto y pánico entre las cientos de personas que en grupo de amigos y familias llegaron a celebrar la fiesta nacional francesa.

El camión, que había sido alquilado días atrás -según las autoridades-, se desplazó zigzagueante entre la masa para arrollar a la mayor cantidad de personas. El saldo hasta el momento es de 84 muertos, pero en los hospitales medio centenar aún lucha por su vida.

Miguel Ángel, un peruano que vive en Niza desde hace 5  años, presenció los últimos minutos de vida del atacante. Tras refugiarse debajo de un automóvil cuando el terrorista enfiló por la vía, observó llegar a patrullas de la Policía que comenzaron a disparar al camión.

Un muestra cómo los efectivos del orden disparan en varias ocasiones contra el parabrisas del camión de color blanco. El atacante había disparado previamente a los policías y también lo hizo a lo largo del recorrido.

Cuando los agentes avisaron de que el terrorista estaba muerto, Miguel Ángel salió de su escondite. "Los que estábamos ilesos comenzamos a ayudar a los heridos. Había cuerpos por todos lados, sangre. Fue un momento muy duro", indicó.

Otros testigos aseguran que durante el ataque vieron “una avalancha de gente” huyendo por sus vidas. Muchos no llegaron a escapar y perecieron bajo las ruedas del camión. "Escuchamos los disparos. Fue terrible. Había sangre por todos los lados", indicaron testigos a diversos medios.

ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
"Yo derribé la estatua de Saddam pero ahora me arrepiento"
LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO