Un niño fue hallado después ocho días en una alcantarilla.
Un niño fue hallado después ocho días en una alcantarilla. / Twitter/RedditNews

Un niño de ocho años desapareció por más de una semana sin dejar rastro y mantuvo en alerta a toda una ciudad. El hecho sucedió en Oldenburg, , donde el pequeño identificado como Joe, estaba jugando en el jardín de su casa, pero de un momento a otro la familia lo perdió de vista y no volvió a tener noticias suyas.

Los padres de Joe vivieron momentos de angustias desde el pasado 17 de junio, cuando vieron por última vez a su hijo a pocos metros de su casa. Desde entonces y a partir de un llamado de alerta a la policía local, se desplegó un gran operativo, con la intención de encontrar al pequeño con vida a la brevedad. No fue sino hasta el sábado 25 de junio que volvieron a tener noticias del chico, cuando una persona que pasaba cerca de una alcantarilla escuchó algunos ruidos que provenían del interior del conducto subterráneo.

Mira: El G7 promete apoyo a Ucrania “el tiempo que sea necesario” y nuevas sanciones a Rusia

Después de oír los ruidos, decidió llamar a los bomberos, quienes en seguida desplegaron un operativo de rescate para saber si se trataba del pequeño Joe. Finalmente, los expertos constataron que, efectivamente, se trataba del chico que estaba en el sumidero, a 300 metros de su casa. Tras el hallazgo, fue trasladado al hospital con signos de hipotermia y deshidratación, aunque sin heridas graves, según informa la . “¡Joe, de ocho años, está vivo!”, escribieron en Twitter las autoridades locales después del hallazgo.

La alcantarilla donde permaneció el chico durante ocho días.
La alcantarilla donde permaneció el chico durante ocho días. / Cortesía Daily Mail

“Gracias a un aviso del público pudimos encontrar a Joe en un sistema de alcantarillado. Lo más importante es que está vivo y fue trasladado de inmediato a un hospital donde se encuentra en buenas manos. Todos podemos respirar aliviados”, cita la cadena británica de noticias sobre las palabras del padre del niño.

De acuerdo con el informe policial que difundióel niño tiene problemas de aprendizaje, por lo que entró solo a la alcantarilla mientras jugaba, se quedó allí por varias horas hasta que se desorientó. También señalan que cuando Joe escuchaba que lo estaban buscando, entendió que se trataba de un juego y debía permanecer oculto para que no lo encontraran. Así se arrastró hasta el sistema de drenaje a través de un canal y se perdió después de varios metros bajo tierra.

Los expertos indicaron que iban a rastrear todo el lugar para determinar las condiciones en las que estuvo durante tanto tiempo.
Los expertos indicaron que iban a rastrear todo el lugar para determinar las condiciones en las que estuvo durante tanto tiempo. / Cortesía CNN

Una vez que el chico fue rescatado, los investigadores desplegaron un equipo para rastrear el sistema de drenaje en busca de pistas e indicios que permitieran saber más sobre lo que motivó al niño a ingresar a ese “escondite”, así como las condiciones en las que estuvo en ese lugar durante más de una semana. De esta forma se determinó que entre la entrada del sistema de drenaje y el sitio donde se encontró a Joe, hay pozos de registro de drenaje y cruces a intervalos regulares en los que pudo ponerse de pie y caminar aún más.

“Estamos muy contentos, de verdad. Es una suerte absoluta. Por supuesto, existía la posibilidad de que no encontráramos al niño allí. Posiblemente... si no hubiera hecho ningún ruido o si no se hubieran escuchado esos ruidos, quizá no lo hubiéramos encontrado allí”, dijo el portavoz de la policía, Stephan Klatte, a la cadena N-TV.