Agencia AFP

Agencia de noticias

El expresidente regresó a este lunes y emprendió una caravana de más de 1.000 km hasta la zona cocalera de Cochabamba donde construyó su liderazgo político, casi un año después de su exilio en Argentina.

MIRA: Luis Arce promete gobernar “para todos” al asumir como presidente de Bolivia | FOTOS

“No dudaba que iba a volver, no sabía que iba a ser tan pronto”, declaró Morales en La Quiaca, ubicada en la provincia argentina de Jujuy, antes de cruzar por tierra a suelo boliviano, acompañado por el presidente argentino, Alberto Fernández.

Minutos después, emprendió su viaje a Uyuni (sudoeste, Departamento de Potosí), donde prevé dar un acto y pasar la noche, seguido de una caravana de unos cincuenta coches que inició en la ciudad fronteriza de Villazón (sur).

Evo Morales (izq.) es acompañado por el presidente argentino Alberto Fernández a la frontera en La Quiaca. (AFP).
Evo Morales (izq.) es acompañado por el presidente argentino Alberto Fernández a la frontera en La Quiaca. (AFP).
Alberto Fernández y Evo Morales se despiden con un abrazo. (AFP).
Alberto Fernández y Evo Morales se despiden con un abrazo. (AFP).

El viaje, que culmina este miércoles, está cargado de simbolismo: el exmandatario de izquierda (2006-2019), de 61 años, retorna a su país un día después de la investidura de su delfín político Luis Arce y horas antes de que se cumpla un año del día en que renunció a la presidencia de Bolivia.

“Padre de Bolivia”

Pese a bajas temperaturas y vientos helados, decenas de personas, en su mayoría indígenas, lo esperaron desde la mañana por distintos puntos de la carretera para darle la bienvenida, en los distintos pueblos del sur.

La mayoría enarbolando la wiphala, una enseña cuadrangular de siete colores, consagrada como un símbolo oficial de Bolivia durante el mandato de Evo Morales.

El recorrido se retrasó tanto que en algunas localidades donde el líder aymara tenía previsto pasar se percibía la frustración de la gente que esperaba desde horas tempranas.

“Nosotros hicimos una gran distancia para saludar al hermano Evo, él levantó Bolivia, nos dio un país, es el capitán para nosotros los pobres, los indígenas”, señaló Emiliano Chipano Domínguez, un agricultor de 59 años, en la localidad minera de Atocha, adonde el líder indígena llegó en la noche, y no al mediodía como estaba previsto, y fue aclamado por miles de personas.

Evo Morales regresa a Bolivia casi un año después de su exilio en Argentina. (AFP).

“Medir su fuerza"

De momento, la caravana es bastante menos multitudinaria de lo que preveían sus organizadores, quienes habían previsto 800 camionetas y miles de personas.

El martes, Morales viajará hacia Orinoca (departamento de Oruro) y culminará el miércoles en Chimoré, en el Trópico de Cochabamba, el mismo día en el que salió del país desde ese lugar un año atrás.

Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre de 2019 tras perder el apoyo de las fuerzas armadas. Al día siguiente, viajó a México y semanas después, en diciembre, se refugió en Argentina.

La elección de los pueblos no es baladí: “El Evo”, como le dicen sus seguidores, nació en Isallavi, una comunidad campesina, pero pronto se mudó cerca de allí, a Orinoca y fue en el Trópico de Cochabamba donde emergió como líder de los cocaleros en la década de 1980.

Para los analistas, con este largo viaje, Morales busca medir su fuerza en Bolivia.

“Sin duda está midiendo su fuerza: con esta caravana él quiere marcar que sigue siendo la figura más importante del MAS”, su partido, opinó a la AFP el analista político Daniel Valverde.

Bolivia es de los países latinoamericanos con mayor población indígena (41% de los 11,5 millones de bolivianos). De ellos, 34,6% vive en pobreza y 12,9% en pobreza extrema.

En un contexto agravado por la pandemia del coronavirus, muchos quieren que se repita el “milagro económico” del mandato de Morales, cuando Arce era ministro de Economía: alto crecimiento y reducción de la pobreza (del 60% al 37,2%).

“No es bienvenido”

Pero no todos le daban la bienvenida. En algunos pueblos, algunos observaban la carretera desde lejos.

“Sé que mis vecinos lo esperan, pero su regreso no le hace bien al actual presidente ni a Bolivia, él no gobierna, el que gobierna es Arce, no debe entrometerse”, dijo a la AFP Lidia Cruz, una médica de 33 años.

A su lado, su marido la apoya: “Evo Morales se escapó de Bolivia, él hizo cosas malas, no pasa ni 24 horas de un nuevo gobierno y aparece, él no es bienvenido aquí”, comentó Ronald Torres, de 30 años.

Morales intentó en 2019 conseguir su cuarto mandato consecutivo, tras lograr que el Tribunal Constitucional le habilitara a postularse pese a que en 2016 había perdido un referéndum sobre la posibilidad de una nueva reelección.

Varios analistas advierten que el retorno de Morales horas después de la asunción de Arce al poder puede opacar su flamante gobierno. El expresidente ha repetido que no se dedicará a la política.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

_________________________

VIDEO RECOMENDADO

Luis Arce, delfín de Morales, asume la presidencia de Bolivia

TE PUEDE INTERESAR