"Los expresidentes parecen pensar que esta última actualización del caudillismo libera al país del trauma". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"Los expresidentes parecen pensar que esta última actualización del caudillismo libera al país del trauma". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Javier Corrales

Profesor y presidente del departamento de Ciencias Políticas de Amherst College

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El domingo, los votantes eligieron a como presidente de por encima de , un populista de izquierda. Algunos analistas están denunciando el fin del progresismo, pero lo que realmente estamos viendo es un retroceso bienvenido para una extraña forma de política de hombres fuertes: el fenómeno de los expresidentes que buscan extender su control e influencia eligiendo y respaldando a sus protegidos en las elecciones nacionales.

Arauz fue elegido personalmente por el expresidente , un economista semiautoritario que gobernó Ecuador de 2007 a 2017.

En se ha vuelto normal que los expresidentes asciendan a candidatos sustitutos.

Hoy en día, los expresidentes son los nuevos caudillos y esperan extender su gobierno a través de sus herederos elegidos. Esto se conoce como delfinismo.

En la última década, al menos siete presidentes elegidos democráticamente en América Latina fueron elegidos por un predecesor. Estos candidatos sustitutos deben gran parte de su victoria a la bendición de su patrón, que tiene un precio. Se espera que los nuevos presidentes se mantengan leales a los deseos de sus patrocinadores.

América Latina actualizó este modelo de . Los golpes de Estado y las prohibiciones electorales pasaron de moda en la década de 1980, por lo que en lugar de abolir la democracia, se volvió más común que los líderes reescribieran las Constituciones y manipularan las instituciones para permitir la reelección. Siguió un boom de reelección: América Latina vio el regreso de 15 expresidentes a la presidencia.

Pero últimamente, el modelo de continuismo a través de la reelección ha tenido problemas después de que varios expresidentes se vieran envueltos en problemas legales. Estas complicaciones legales alientan a los expresidentes a promover sustitutos que podrían, como mínimo, perdonarlos si son elegidos.

Los expresidentes parecen pensar que esta última actualización del caudillismo libera al país del trauma. Pero esta subrogación política difícilmente resuelve el trauma asociado con su continuismo inherente.

Nada grita oligarquía y corrupción como un expresidente que intenta mantenerse con vida a través de candidatos sustitutos. Y Ecuador ha demostrado que esta maniobra política puede terminar también empoderando en lugar de debilitar las mismas ideologías políticas que los expresidentes intentaban contener.

–Glosado y editado–

© The New York Times