Laura Vanderkam

Es agosto, un momento para , y también para la tradición de lamentarse de lo malos que son los estadounidenses en las vacaciones.

Hay algo de verdad en estos lamentos, especialmente en los últimos años, ya que el aumento del remoto durante la pandemia ha difuminado aún más la separación entre el trabajo y la vida personal. A pesar de las asignaciones de vacaciones relativamente insignificantes de la mayoría de los estadounidenses, dejamos sobre la mesa miles de millones de dólares en días de vacaciones pagadas. Y cuando nos tomamos un tiempo libre, luchamos por relajarnos: una encuesta del 2022 de más de 20.000 profesionales encontró que el 54% de las personas dijeron que no estaban seguras de poder “desconectarse completamente del trabajo” mientras se tomaban un tiempo libre remunerado.

Este fracaso de vacaciones tiene consecuencias: algunas investigaciones sugieren que ser un “mártir del trabajo” que no se toma un tiempo libre o trabaja durante unas vacaciones no es bueno para el rendimiento laboral. Por supuesto, tampoco es tan bueno para las personas personalmente, lo que aumenta el estrés y el riesgo de agotamiento. Algunas empresas están yendo tan lejos como para exigir que los empleados se tomen un tiempo libre, una medida que tal vez solo sea necesaria en una cultura en la que las personas se sienten culpables por no estar en el trabajo.

Pero ¿es la única solución hacer cumplir el binario entre el trabajo y el tiempo libre, agudizando esos límites borrosos? No creo. El trabajo no es una forma peor de pasar el tiempo de inactividad de las vacaciones que ver la televisión o leer Instagram, y el trabajo creativo a veces puede incluso ser un descanso bienvenido del caos de unas vacaciones familiares.

Sin embargo, también está bien tomar pequeñas vacaciones durante las horas de trabajo. Una hora afuera leyendo una novela, un paseo en bicicleta por la tarde, un almuerzo con un amigo, salir de la oficina (o el escritorio en casa) un poco temprano para comprar y cocinar una cena especial: si eres reflexivo e intencional al respecto, prescindir de los límites estrictos entre el trabajo y el resto de la vida puede hacer posible una vida más plena.

Las computadoras portátiles y los teléfonos celulares han sido vistos como los culpables en nuestra cultura siempre activa, especialmente para aquellos, como yo, que pueden trabajar en cualquier lugar con una señal de Wi-Fi. Pero también han permitido flexibilidad laboral en algunas profesiones que muchos, especialmente los padres, han acogido con agrado.

El COVID-19 y el auge del teletrabajo aceleraron esta tendencia, especialmente en las ocupaciones de gestión, empresariales, financieras y profesionales. Pero mientras que muchos aprecian la nueva flexibilidad en su vida diaria, la sangría del trabajo en horas de vacaciones ha causado mucha angustia por la dificultad de “desconectarse”.

¿Necesitamos desconectarnos completamente para relajarnos? Espero que podamos empezar a entender que, para muchos, el trabajo es una colección de tareas, no una colección de horas en un lugar determinado. Y el tiempo es un recurso finito, pero que no siempre se puede dividir perfectamente en “tiempo de trabajo” y “tiempo libre”. Tomarse un tiempo para ti mismo durante el día de trabajo no te hace perezoso, y trabajar un poco en vacaciones no te convierte en un adicto al trabajo.

Hay una diferencia, por supuesto, entre revisar el correo electrónico en su Airbnb antes de que todos se despierten y ser ese tipo en una llamada de Zoom en la fila de la Space Mountain. Como con la mayoría de las cosas, la flexibilidad de tiempo puede ir demasiado lejos, y tienes que conocerte a ti mismo y a tu disposición. Una cosa es elegir trabajar de vacaciones y otra cuando tu gerente o tu carga de trabajo irrazonable te obliga a trabajar. Del mismo modo, si encuentra que permitir tareas personales o excursiones durante el día de trabajo significa que nunca se hace nada, entonces una separación más estricta del trabajo podría ser el camino a seguir.

Pero si hacer un poco de trabajo en la playa significa que puede estar en la playa durante dos semanas en lugar de una, y mover el tiempo de trabajo significa que puedes jugar con sus hijos por las tardes y aun así mantener contentos a sus clientes, entonces esos límites borrosos podrían estar funcionando a su favor.

–Glosado, editado y traducido–

© The New York Times

Laura Vanderkam es escritora estadounidense

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más