“Décadas atrás, Sudáfrica y Chile lograron evitar la violencia política y tener prolongados períodos de estabilidad y progreso gracias a las alianzas que se dieron entre enemigos históricos”. (Ilustración: Giovanni Tazza).
“Décadas atrás, Sudáfrica y Chile lograron evitar la violencia política y tener prolongados períodos de estabilidad y progreso gracias a las alianzas que se dieron entre enemigos históricos”. (Ilustración: Giovanni Tazza).
Moisés Naím

Escritor

“El partido centrista dominante en Suecia revierte su posición y anuncia que está dispuesto a aliarse con los nacionalistas de extrema derecha”. “Para mantenerse en el poder, [el primer ministro canadiense] Trudeau debe aprender a trabajar con sus rivales”. “Israel en camino a su tercera elección en un año”. “Protestas callejeras llevan a la renuncia del primer ministro de Iraq”. “El premier de Finlandia renuncia al colapsar su coalición”. “Pelosi anuncia que el Congreso procederá con la acusación formal contra Trump”. Estos fueron algunos titulares de prensa de la semana pasada.

Hay países donde los rivales políticos logran ponerse de acuerdo, y gobiernan, compartiendo el poder. En otros, el odio entre los contrincantes hace imposible acuerdo alguno. Los adversarios son vistos como enemigos mortales cuyas ideas o actuaciones los descalifican para cualquier rol en la política o el gobierno. La posibilidad de cohabitar políticamente con personas o grupos que tienen una agenda inaceptable o, peor aún, que han sido acusados de crímenes y abusos, resulta moral y psicológicamente inadmisible para sus adversarios. Una alianza con estos enemigos muchas veces equivale al suicidio político de quien se atreva a proponerla. Otras veces es la solución. Dura de tragar, ciertamente, pero sin la cual el país está condenado a la parálisis. Por ejemplo, entre el 2010 y el 2011, Bélgica estuvo 589 días sin que las facciones en pugna pudiesen formar gobierno.

Actualmente, la polarización es la norma en la mayoría de las democracias del mundo. Si bien siempre ha existido, en los últimos tiempos la polarización se ha exacerbado por múltiples razones –ansiedad económica, mayor desigualdad, nuevas tecnologías de comunicación, frustración con el desempeño de los gobiernos y más–. Y esta división de la sociedad se refleja cada vez que hay elecciones. Ninguna agrupación política recibe suficientes votos como para formar un gobierno y la única forma de lograrlo es aliándose con otras fuerzas. Con frecuencia, esto resulta imposible o solo produce una precaria y efímera coalición.

Esto no fue siempre así. Décadas atrás, Sudáfrica y Chile lograron evitar la violencia política y tener prolongados períodos de estabilidad y progreso gracias a las alianzas que se dieron entre enemigos históricos.

Nelson Mandela consiguió lo que nadie creía posible: una transición pacífica de la hegemonía de la minoría blanca, que impuso el apartheid, a una democracia en la que la mayoría negra alcanzó el poder a través de las elecciones. En Chile, el movimiento democrático negoció un acuerdo con el general Augusto Pinochet que para muchos chilenos era inaceptable. Dejaba al dictador, no solo como senador vitalicio, sino como intocable comandante de las Fuerzas Armadas, ya que impedía que los presidentes electos pudiesen remover del cargo a los jefes militares. La Constitución también garantizaba un número de senadores nombrados a dedo por los militares y refrendaba la obligatoriedad de asignar automáticamente a las Fuerzas Armadas el 10% de los ingresos generados por las exportaciones de cobre, la principal fuente de divisas del país. Obviamente, para quienes sufrieron las persecuciones y torturas de la junta militar, aceptar todo esto era como ingerir un revulsivo. No obstante, también en Chile, el resultado de una negociación entre el gobierno militar y las fuerzas democráticas permitió la transición pacífica de una dictadura a una democracia.

En los últimos tiempos, ni Chile ni Sudáfrica han podido salvarse . Pero ambas sociedades se beneficiaron de un largo período en el que enemigos políticos lograron convivir.

En Sudáfrica, después de abolido el apartheid, la economía se expandió, la inflación cayó y proliferaron los programas sociales, muchos de los cuales, por primera vez, beneficiaron a las mayorías más necesitadas. En Chile, las distintas facciones políticas, que incluían tanto a quienes apoyaban a Pinochet como a quienes fueron sus víctimas, lograron ponerse de acuerdo sobre la política económica. El resultado fue una de las economías más exitosas del mundo. Según cifras del Banco Mundial, en el año 2000, más de un tercio de los chilenos vivía en condiciones de pobreza, mientras que para el 2017, la proporción de pobres había bajado al 8,6%.

Estos éxitos no fueron suficientes. En Sudáfrica, el desempleo, la inmensa corrupción y un Estado inepto son fuentes de grandes frustraciones. En Chile, se descuidaron las necesidades de vastos sectores de la sociedad. En ambos países, la desigualdad económica está entre las más altas del mundo.

Queda por verse si estos dos países encontrarán la forma de producir coaliciones que hagan posible gobernar y prosperar. El reto que enfrentan Chile y Sudáfrica lo enfrentan también muchas de las democracias del mundo: crear, en una sociedad dividida, acuerdos entre grupos que se odian.

Es posible imaginar un futuro en el cual las democracias del mundo se dividan entre aquellas que están empantanadas en conflictos irresolubles que las paralizan y estancan y otras que, gracias a acuerdos entre enemigos políticos, logran formar gobiernos capaces de gobernar. En el siglo XXI, aprender a hacer gobiernos con gente que se odia puede ser un requisito para que las democracias prosperen.