"La política tiene un ritmo, el de la inmediatez: la acción del político es pragmática, porque debe resolver problemas urgentes. Por el contrario, el ritmo del científico es más reflexivo, porque tiene que experimentar y probar que su metodología puede funcionar". (Ilustración: Víctor Aguilar)
"La política tiene un ritmo, el de la inmediatez: la acción del político es pragmática, porque debe resolver problemas urgentes. Por el contrario, el ritmo del científico es más reflexivo, porque tiene que experimentar y probar que su metodología puede funcionar". (Ilustración: Víctor Aguilar)

El COVID-19 ha reabierto un conflicto histórico que en épocas de relativa estabilidad social no se percibe: el de la política y la ciencia o, con mayor rigor, el de los políticos y los científicos. El conflicto entre el poder y el saber.