Las ministras de Educación y de la Mujer se reunieron junto a funcionarios y especialistas para elaborar hoja de ruta en favor de los menores. (Foto: MIMP)
Las ministras de Educación y de la Mujer se reunieron junto a funcionarios y especialistas para elaborar hoja de ruta en favor de los menores. (Foto: MIMP)
Lourdes Fernández Calvo

En el Perú, seis de cada diez niños y adolescentes han sido golpeados en sus propios hogares. El 70% ha sufrido insultos, humillaciones, apodos hirientes, amenazas y burlas. Las cifras pueden ser aun peores: 20.500 menores de edad fueron víctimas de abuso sexual y actos contra el pudor en los últimos tres años.

► 

La violencia no cesa ni en la escuela. En los últimos seis años, más de 16 mil niños denunciaron que sufrieron violencia física en el colegio.
Más de cuatro mil afirman que fueron víctimas de abuso sexual. “Tenemos que empezar a indignarnos con la violencia contra los niños, niñas y adolescentes”, opinó la ministra de Educación, Flor Pablo Medina, durante el evento denominado Inclusión del Perú en la Alianza Global para Combatir la Violencia hacia la Niñez y Adolescencia. El Estado Peruano forma parte de esta alianza desde el 2018.

En esta reunión, liderada por el MIMP, el Minedu y Unicef, participaron las ministras de ambos sectores, así como funcionarios y especialistas vinculados a la niñez y adolescencia. El objetivo de la cita es elaborar una hoja de ruta que guíe el plan de acción para eliminar la violencia contra los niños y adolescentes 2020-2030.

Tanto las autoridades como los expertos coincidieron en un punto: falta presupuesto para ejecutar acciones destinadas a prevenir
la violencia contra menores. “Ahora solo el 1% del presupuesto de niños y adolescentes se va para la protección, pero antes el presupuesto era mucho menor”, aseguró la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro.

Según el Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia 2012-2021, hasta junio de este año, solo se destinaron más de S/348
millones para la protección de los menores. Esto equivale al 0,8% del presupuesto multisectorial destinado para esta población.

—Cambio cultural—

La representante de Unicef en el Perú, Ana de Mendoza, destacó otro problema importante: el uso de violencia como práctica de crianza heredada por generaciones. “Tenemos que acelerar el cambio cultural. El MIMP y el Minedu están haciendo esfuerzos, pero se necesita
más”, precisó. Para lograr ese cambio, dijo, es necesario implementar el enfoque de género en la educación.

Síguenos en Twitter como