Erosión costera: construirán espigones en playas de Trujillo
Erosión costera: construirán espigones en playas de Trujillo
Johnny Aurazo

El ministro de Transportes y Comunicaciones, José Gallardo Ku, anunció la construcción de una serie de espigones para la “regeneración del borde costero en los balnearios de Las Delicias, Buenos Aires y Huanchaco ()”, decretados en estado de emergencia por un plazo de 60 días debido a la erosión costera que los afecta.

Los espigones tendrán como objetivo generar una “zona de sombra”, es decir, un área de aguas tranquilas, a fin de disminuir la fuerza del oleaje y corrientes litorales, que son los principales agentes erosivos del borde costero.

Como complemento se colocará arena adecuada para la regeneración de las playas, material que estará protegido por los espigones y hará posible que permanezca estable, sin ser removido por la fuerza del mar, explicó Gallardo Ku. 

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones aseguró que la propuesta fue dada a conocer en presencia de autoridades regionales y locales, y representantes de la sociedad civil. Sin embargo, quien no pudo ingresar a la reunión porque no fue invitado fue el biólogo pesquero Carlos Bocanegra García, autor de varios libros sobre la erosión costera en el litoral liberteño. 

Bocanegra argumenta que la destrucción de las playas de Buenos Aires, Las Delicias y Huanchaco tiene nombre propio: el molón retenedor construido en el puerto de Salaverry. Según sus estudios, esta estructura de piedras hace que la arena se acumule en el lado sur del puerto y no llegue hasta los referidos balnearios.

La erosión costera ha afectado a miles de familias trujillanas. En Buenos Aires, no solo perdieron la playa sino también sus viviendas. Lo mismo ocurre en Las Delicias y en Huanchaco, donde el malecón Grau cedió hace pocos meses a la fuerza del mar. 

Algunas organizaciones como el Movimiento Huanchaquero en Defensa del Medio Ambiente hasta han exigido la destrucción del molón retenedor de Salaverry para evitar que la erosión costera siga afectando el litoral trujillano. 

El molón retenedor fue construido progresivamente para evitar que el puerto de Salaverry se arene y puedan embarcar y desembarcar naves.