registra 18 muertos por más de 2.600 casos confirmados y otros 10.800 probables. Debido a ello, el Gobierno inició una agresiva campaña de fumigación con 500 máquinas termonebulizadoras y la participación de 800 soldados.

Sin embargo, la fumigación afronta diversos problemas. Según explicó el director regional de Salud de Piura, César Morón, este proceso se inició con retraso debido a problemas en el transporte de los equipos. Además, más de la mitad del personal del sector Salud se vio afectado por el desborde del río Piura, lo cual dificultó estas tareas. “En todos lados había agua. Debimos trabajar más de una semana en el almacén porque todo estaba inundado”, dijo Morón.

A eso se suma la falta de colaboración de muchos vecinos de las zonas más afectadas por el dengue. Esta semana, El Comercio acompañó a una cuadrilla de soldados fumigadores en Nuevo Catacaos. Se pudo comprobar que algunas personas no permitieron el ingreso del personal con varios pretextos, como que en ese momento estaban cocinando o que había bebes presentes.

“Nos tiran la puerta, nos tratan mal. La gente debería agradecernos porque este es un trabajo voluntario”, dijo Miriam Coveñas Sernaqué, una integrante del Ejército que participó en la tarea.

TAGS RELACIONADOS