El recojo de muestras de agua estuvo a cargo de los profesionales de la Administración Local de Agua (ALA) Ramis, quienes evaluaron en campo la temperatura, pH, conductividad eléctrica y oxígeno disuelto. (ANA)
El recojo de muestras de agua estuvo a cargo de los profesionales de la Administración Local de Agua (ALA) Ramis, quienes evaluaron en campo la temperatura, pH, conductividad eléctrica y oxígeno disuelto. (ANA)

La Autoridad Nacional del Agua (ANA) realizó el decimoctavo monitoreo de calidad del agua superficial en la Unidad Hidrográfica Azángaro (cuenca Ramis) evaluando 11 puntos de muestreo, desde la parte alta (nevado Riticucho y laguna Rinconada), donde se asienta la actividad de pequeña minería y minería artesanal, tanto formal como informal, hasta el río Ramis (puente Ramis), antes de su desembocadura al lago Titicaca.

En cumplimiento del Protocolo Nacional para el Monitoreo de la Calidad de los Recursos Hídricos Superficiales, la ANA ejecuta dicho trabajo dos veces al año, durante el periodo de lluvias (avenida) y periodo sin lluvias (estiaje); el cual se inició en el año 2011 hasta la fecha.

El recojo de muestras de agua estuvo a cargo de los profesionales de la Administración Local de Agua (ALA) Ramis, quienes evaluaron en campo la temperatura, pH, conductividad eléctrica y oxígeno disuelto; y enviaron las muestras para ser analizadas en un laboratorio acreditado por Instituto Nacional de Calidad (Inacal).

El director de la Autoridad Administrativa del Agua Titicaca, Miguel Fernández Mares, informó que, concluidos los monitoreos, los resultados son puestos en conocimiento de las autoridades locales y sectores competentes para implementar medidas correctivas que permitan controlar los efectos de las actividades antropogénicas, estableciendo medidas de recuperación a las fuentes naturales.

Fernández Mares explicó que las acciones de vigilancia son parte del seguimiento al trabajo de identificación de 44 fuentes que afectan la calidad del agua que se realizó en la cuenca Ramis en el año 2019, estudio que se realiza cada 3 años, según la R.J. No 136-2018-ANA.

En ese sentido, la ANA invoca a la Dirección Regional de Energía y Minas del Gobierno Regional Puno realizar acciones efectivas de supervisión y fiscalización para cautelar la adecuada calidad del agua registrada durante el aislamiento social del 2020 por la paralización de la actividad minera en el distrito de Ananea.