Los concentradores tienen una capacidad de hasta 10 litros de oxígeno por minuto. (Foto Minsa)
Los concentradores tienen una capacidad de hasta 10 litros de oxígeno por minuto. (Foto Minsa)
Diego Suárez Bosleman

Periodista de Ciencia y Tecnología

diego.suarez@comercio.com.pe

De acuerdo a la (OMS), un 15% de los pacientes con necesita . A pesar de que parece una cifra pequeña, la demanda de oxígeno durante la pandemia se ha incrementado ampliamente, y conseguir tanques de oxígeno se ha vuelto una tarea muy complicada para muchas familias.

Sin embargo, estos tanques no son los únicos suministros de oxígeno que son utilizados y distribuidos en todo el país para controlar la pandemia, están también los concentradores de oxígeno, dispositivos que pueden resultar ser más prácticos y, en algunos casos, igual de eficaces.

–Ventajas y desventajas–

Los concentradores de oxígeno son equipos médicos autónomos –alimentados por electricidad– que toman el aire del ambiente y filtran el nitrógeno. Este proceso permite acumular y liberar aire con mayores concentraciones de oxígeno, las necesarias para tratar la hipoxemia (saturación baja de oxígeno de la sangre), presente en los casos de COVID-19.

Ante anuncio de cuarentena total en Lima y Callao, largas colas se reportan en supermercados | FOTOS

A diferencia de los tanques de oxígeno, que por su peso tienen que ser transportados en carretillas, ciertos modelos de concentradores de oxígeno son portátiles, incluso poseen ruedas. Y al captar el aire del ambiente, no tienen que ser recargados, es decir, ofrecen un flujo continuo y dosificado.

La desventaja está en su capacidad. Los concentradores de oxígeno proporcionan hasta 10 litros de oxígeno por minuto. Un tanque tiene una capacidad de hasta 15 litros por minuto. Asimismo, el oxígeno en los concentradores pierde un poco de pureza al aumentar los litros por minuto, sin llegar a un nivel inadecuado.

Carlos Medina, médico infectólogo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), sostiene que debido al flujo de oxígeno relativamente bajo de los concentradores, estos se emplean en dos situaciones específicas: cuando el COVID-19 está comenzando en el paciente y su saturación de oxígeno recién está bajando, y cuando la persona ya ha sido dada de alta pero todavía presenta ciertas dificultades respiratorias.

Vacuna COVID-19 | Participar en un ensayo clínico no te garantiza protección contra el coronavirus

Para Óscar Gayoso, médico neumólogo de la misma casa de estudios, el uso de los concentradores –a pesar de no tener la misma capacidad que un tanque de oxígeno– es sin duda una opción viable.

“Enchufo mi concentrador y –si no se va la electricidad– tengo mi oxígeno las 24 horas del día”, indica. No obstante, recalca que su utilización debe estar supervisada por un médico y contar con una persona capacitada que monitoree permanentemente al paciente. “El concentrador de oxígeno no es un electrodoméstico más”, subraya el experto.

(Infografía: Antonio Tarazona)
(Infografía: Antonio Tarazona)

VIDEO RELACIONADO

TE PUEDE INTERESAR