"Debemos controlar las horas de descanso para nuestros ojos"
"Debemos controlar las horas de descanso para nuestros ojos"
Redacción EC

SANDRO MEDINA TOVAR

La sobreexposición de los ojos hacia las pantallas de televisores y computadoras ha aumentado la incidencia de enfermedades de oculares al menos en nuestra ciudad. Si a ello le sumamos el uso indiscrimado de , las cifras de pacientes con males en los ojos no disminuirá.

Así lo aseguró a El Comercio el director médico del Instituto Oftalmológico Wong, doctor Carlos Wong Cam, quien indicó además que al tener nuestra vista centrada en las pantallas con efecto 3D y de iluminación LED dañarían las células de la retina hasta en un 93%, lo cual provocaría que dichas células vayan desapareciendo en forma más acelerada.

Recordó que la edad tiene una relación directa con los problemas visuales, más todavía cuando la población peruana superar los 30 años como edad promedio. A mayor edad se presentan los daños oculares, pues al estar tanto tiempo frente a estos nuevos uno debe esforzarse más de la cuenta para ajustar la visión y calibrar la distancia del contenido en pantallas muchas veces pequeñas y luminosas”.
 
¿Qué consecuencias oculares trae el uso descontrolado de dispositivos móviles como las tabletas o smarphones?

Son varias, pero la más común es el llamado síndrome del ojo seco, el cual tiene lugar cuando el ojo no produce lágrimas de manera adecuada o cuando las lágrimas no tienen la consistencia correcta y se evaporan demasiado rápido. Y esto sucede por permanecer tanto tiempo frente a un televisor, una computadora, un Smartphone o una tableta.

Pero vivimos en tiempos en los que a veces resulta imprescindible revisar las pantallas de estos aparatos.
Ciertamente, pero para ello hay dos tipos de recomendaciones. Una relacionada a la persona y otra al ambiente mismo del trabajo y al tamaño de pantalla que utilicen. Algunos trabajan en un lugar sobre iluminado, mientras otro grupo de personas laboran a baja luz. Lo recomendable es tener una iluminación mediana que permita ver el teclado; asimismo, debemos controlar las horas trabajo y el descanso que requiere uno de nuestros órganos que nos permiten realizarlo como son los ojos.

Y son las personas de mayor edad las que están más propensas a los daños oculares...
En los jóvenes no se manifiestan tantos daños, pero con el transcurrir del tiempo sí; en cambio, las personas de 50 años sí tendrán problemas, pues ya presenta una degeneración vacular, aunque después de los 40 viene una enfermedad llamada presbicia, que consiste en la dificultad que uno tiene para enfocar bien de cerca un objeto. Se trata de una alteración fisiológica natural y no de una patología.  

Entonces, ¿una persona de entre treinta y cuarenta años debería acudir son mayor regularidad a un especialista? 
Si tiene molestias, desde luego, más aun los de 40 años obligatoriamente tendrán que acudir a un especialista para reajustar, si es que usan, seguramente sus respectivos anteojos. 

¿Usted recomendaría un mayor control y educación desde las escuelas para tratar males oftalmológicos?
Yo trabajé muchos años en las escuelas y puedo afirmar que de cada 10 alumnos hay uno que no ve la pizarra, pero deben haber otros dos que tienen defectos oculares como son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, que son los llamamos defectos refractivos que nos impiden ver las imágenes enfocadas.  Y en su mayoría no están corregidos por medio de los lentes. Más aún, ahora los niños no solo usan la televisión para distracción sino además las PC y los dispositivos móviles, a veces de manera exagerada.