El estiércol de vacas tiene genes resistentes a antibióticos
El estiércol de vacas tiene genes resistentes a antibióticos

Washington [EFE]. El estiércol de las vacas lecheras –que a menudo se usa como fertilizante para los suelos de cultivo– contiene gran cantidad de genes resistentes a los antibióticos, recién identificados, según un artículo que publica la revista “mBio”. 

Los genes provienen de bacterias de los intestinos del ganado y el estudio, publicado en la revista de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, indica que el excremento de las vacas lecheras podría ser una fuente de nuevos tipos de genes con resistencia a los antibióticos que se transfieran a las bacterias en los suelos donde se cultivan alimentos. 

BACTERIAS PODEROSAS

“Dado que hay una conexión entre los genes con resistencia a los antibióticos que se encuentran en las bacterias del ambiente y las bacterias en los hospitales, buscamos determinar qué tipos de bacterias van a dar al ambiente por esta vía”, explicó Fabienne Wichmann, de la Universidad de Yale e investigadora principal del estudio.

Los genes resistentes a los antibióticos pueden ingresar al ecosistema humano porque las bacterias que los contienen colonizan a los humanos, o lo hacen los genes transferidos a otras bacterias. 

La ciencia ya ha probado que las bacterias se transfieren de los animales de granja a los humanos que cuidan de ellos. 

Los investigadores hallaron, asimismo, toda una nueva familia de genes que confieren resistencia a los antibióticos del tipo cloranfenicol que se usan, comúnmente, para el tratamiento de las enfermedades respiratorias en el ganado.

Frutas, verduras y granos
Los granjeros usan la bosta del ganado vacuno, directamente o descompuesta y reciclada para fertilizar los suelos de cultivo. Eventualmente, las bacterias con resistencia a los antibióticos pueden llegar a los humanos por vía alimentaria.

Variedad  genética
Los científicos identificaron en la bosta de vacas 80 genes resistentes a los antibióticos. En el laboratorio, los genes hicieron una cepa de la bacteria ‘Escherichia coli’ resistente a uno de cuatro tipos de antibióticos.