Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Como parte de las actividades por el Día de la Tierra, representantes de diversas instituciones se presentaron ante la Comisión Especial de Cambio Climático del Congreso. Una de ellas fue el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montañas (Inaigem), cuyo presidente ejecutivo, el doctor Bram Willems, recordó una predicción hecha en su último informe del inventario de lagunas del 2018: en el año 2111.

LEE: Cómo el derretimiento de los glaciares agrava el cambio climático

“Para tener una idea de lo que se nos viene y saber qué van a desaparecer en los próximos años: Chila, Chonta, La Viuda hacia el 2024, y la Cordillera Blanca, que es la más nutrida, de continuarse la tendencia del incremento de temperatura desaparecería por completo hacia el 2100. Esto es algo que está sucediendo y no podemos evitarlo [...] es un fenómeno irreversible”, indicó Willems ante la citada comisión.

Efectos del cambio climático en los glaciares (Infografía: Antonio Tarazona)
Efectos del cambio climático en los glaciares (Infografía: Antonio Tarazona)


ARDUO TRABAJO

El Inaigem recolecta diferente información para monitorear los y lagunas por una importante razón.

“Los son como abuelitos desahuciados. La quinta parte de las reservas de agua que están ahí desaparecerán en 90 años por al calentamiento global, las emisiones de gases de efecto invernadero, incendios forestales, etc. ¿Cómo sucede esto? Las partículas producidas por las diferentes fuentes de contaminación viajan por el aire. Algunas, llegan hasta la cordillera y se pegan a los glaciares. Absorben calor y hacen que se derrita más rápido, explica a El Comercio Christian Yarlequé, director de la Dirección de Información y Gestión de Conocimiento del Inaigem.

Esa agua forma lagunas que corren el riesgo de desbordarse, a través de avalanchas o aluviones, con gran poder de destrucción. “Tenemos que ponerle al viejito muchos instrumentos y prevenir estos accidentes. Para eso, usamos sensores, cámaras. Ahora, gracias a la tecnología podemos hacer un monitoreo en tiempo real, agrega.

MIRA: ¿Qué pasa con océanos, glaciares y polos si las emisiones siguen subiendo?

En lugar de tener que viajar dos horas, por ejemplo, para recoger la información desde la misma laguna, gracias a un nuevo sistema de información se tiene acceso en tiempo real.

“Usamos la tecnología de AWS para construir un solo repositorio, sin problemas de espacio. Podemos saber casi en tiempo real [con una demora de un segundo] cuando ocurre una avalancha, y tomar medidas de alerta antes que el aluvión esté encima de nosotros, detalla Yarlequé.

EN EMERGENCIA

  • El Congreso de la República que exhorta al Ejecutivo a que declare estado de emergencia ambiental y climática nacional.


TE PUEDE INTERESAR


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER


SÍGUENOS EN TWITTER...