La palabra “desintoxicación” puede parecer desalentadora al principio, pero la idea es ayudarte a dejar de lado el estrés innecesario. (Foto: Difusión)
La palabra “desintoxicación” puede parecer desalentadora al principio, pero la idea es ayudarte a dejar de lado el estrés innecesario. (Foto: Difusión)
Redacción EC

Tu teléfono suena, lo abres para borrar la notificación y comienzas a navegar en la pantalla y te desplazas por las durante una hora. Todos hemos estado allí y no es ningún secreto que la fuga de tiempo digital es real.

Sin embargo, hay pasos que puedes seguir para ayudar a reducir el tiempo frente a la pantalla y crear una relación más saludable con tus dispositivos, como tomar una desintoxicación digital. La palabra “desintoxicación” puede parecer desalentadora al principio, pero la idea es ayudarte a dejar de lado el estrés innecesario que surge de la conectividad constante al renunciar temporalmente a tus dispositivos digitales.

Consejos sobre cómo desconectarte

Para muchos de nosotros, estar inmersos en el mundo digital es solo una parte de la vida diaria. Y dado que la mayoría del trabajo se realiza en computadoras y teléfonos en estos días, renunciar a todo el tiempo frente a la pantalla es simplemente poco práctico. Afortunadamente, no tienes que deshacerte por completo de tus dispositivos para hacer un détox digital.

Puede ser a primera hora de la mañana o no usar dispositivos electrónicos durante todo un fin de semana”, menciona la psicoterapeuta Kimberly Hershenson. “Te ayuda a reconectar contigo mismo y con las personas en la vida real”. Estos son algunos consejos para empezar:

  • Establece límites y horarios. “Establece límites claros para los lugares y momentos en los que usas tu teléfono, como ‘no enviar correos electrónicos después de las 8 pm’, ‘no usar celulares en la recámara y/o revisar redes sociales después de la medianoche’, indica Goodin.
  • Designa tiempos de concentración. “Intenta poner tu teléfono en modo avión o déjalo en otra habitación mientras estás con otras personas”, sugiere el Dr. Hershenson. “Solo unas pocas horas sin el teléfono y la necesidad constante de revisarlo pueden ayudarte a romper con la costumbre”.
  • Desactivar las notificaciones. Afortunadamente, algunas compañías telefónicas han creado funciones que te permiten poner tus dispositivos conectados en modo “no molestar” y te ayudan a establecer límites. Si tienes acceso a esta función, inténtalo. “No tener los pitidos constantes ayuda a reducir el estrés mental y te hace sentir más en control del día”, dice el Dr. Hershenson.
  • Pon tu dispositivo en un cajón durante el tiempo de calidad. “Establece zonas libres de tecnología”, menciona el Dr. Hershenson. “Crea reglas en torno a eventos o lugares. Por ejemplo, si traes tus dispositivos a la mesa, no los saques de tu bolsillo cuando te encuentres cenando con amigos. Si tienes noches de cine en familia, los teléfonos y tabletas deben permanecer en las habitaciones. El descanso puede parecer una pelea al principio, pero pronto todos apreciarán la oportunidad de separarse de los dispositivos”.
  • Deja tu teléfono en un lugar seguro mientras haces otras actividades. “Acostúmbrate a salir a caminar, ir al gimnasio o simplemente ir de compras sin tu teléfono”, señala Goodin. Esto te brinda un rápido descanso tecnológico y te permite concentrarte en la tarea en cuestión.
  • Elige un par de días a la semana para no despertarte con tu teléfono. Si lo primero que buscas es tu teléfono. “Invierte en un despertador y no toques tu teléfono durante la primera hora después de despertarte”, indica el Dr. Hershenson.
  • Recompénsate. ¡La mejor manera de apegarse a un nuevo hábito es recompensarse a sí mismo! “Cada día, tómate una hora de ‘tu tiempo’’', comenta el Dr. Hershenson. “Consiéntete con una salida o un café de tu lugar favorito”.

Prueba estos consejos poco a poco hasta que se hagan costumbre y monitorea los cambios que sentirás en tu cuerpo con algún dispositivo como Fitbit. Notarás que te encuentras menos cansado y lograrás hacer más actividades durante el día, así como estar más atento a la gente y al ambiente que te rodea.