Liverpool consiguió su sexta Champions League. (Foto: AFP)
Liverpool consiguió su sexta Champions League. (Foto: AFP)
Marco Quilca León

El momento más emocionante de la final de se dio después del pitazo final del árbitro Damir Skomina. Miles de hinchas del , con sus bufandas extendidas y en alto, entonan a viva voz y con lágrimas en los ojos el himno “You’ll Never Walk Alone” (Nunca caminarás solo), mientras los jugadores y cuerpo técnico paras frente a ellos, en un abrazo eterno, acompañan las estrofas de la canción. Ese instante único quedará grabado en la historia de las noches mágicas de la Liga de Campeones. Porque los ‘Reds’ levantaron la Orejona después de 14 años, porque tuvieron perseverancia luego de perder la final pasada y porque la hinchas –denomina The Kop- representa una manera distinta de entender y sentir el fútbol. Y de expresarlo.

Los hinchas del Liverpool cantando en la previa de la final ante el Tottenham. (Video: Youtube / Foto: Captura)
Letras en inglés y español del himno de los hinchas del Liverpool. (Foto: Captura)
Letras en inglés y español del himno de los hinchas del Liverpool. (Foto: Captura)

El Liverpool es uno de los clubes más antiguos de la Premier League. La ciudad es la cuarta con más habitantes del Reino Unido. Sus primeras siete décadas no pasaron de la normalidad hasta que Bill Shankly toma las riendas del equipo en 1959. Con el técnico escocés empieza la leyenda. Y los ‘Reds’ comienzan a tener una personalidad definida. “This is Anfiled” (Esto es Anfield) y “Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso”, son dos de los lemas más representativos que Shankly impregnó en la historia del club.

Así como las frases fueron formando ese carácter del equipo londinense y se ve reflejado en los dirigidos por Jürgen Klopp (aquí podría ir perfectamente el “Never give up” de Mohamed Salah antes de la hazaña ante el Barcelona), la afición adoptó en 1963 el “You’ll Never Walk Alone” para generar un sentido de pertenencia. 56 años después se entonó en Madrid, en una noche gloriosa. Pero, ¿De dónde viene la canción?

El tema originalmente fue compuesto en 1945, durante la II Guerra Mundial, por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II para el musical Carrusel. En la obra de Broadway, el personaje de Billy Bigelow se suicida al verse acorralado por la policía tras un atraco fallido y Julie Jordan -interpretada por Jan Clayton- llega a tiempo para oír sus últimas palabras. Para consolarla por la terrible pérdida, Nettie Fowler -la prima de Julie, interpretada por Christine Johnson- le canta la canción. Un tema que volvería a sonar al final de la obra, cantada en esta ocasión por Julie y, a continuación, por un coro durante una fiesta de graduación.

Años después el tema causó furor en el mundo, a tal punto que grandes voces como Frank Sinatra y Elvis Presley hicieron sus versiones. En 1963, un grupo de Liverpool, Gerry and the Pacemakers, grabó una versión de la canción. Su éxito fue tan extraordinario que llegó al número 1 de las ligas británicas. Así llegó a Anfield, ya que era costumbre poner las canciones que más sonaban en las emisoras de radio. Fue el legendario Bill Shankly quien decidió que el “You'll never walk alone” siguiera sonando, y los aficionados ‘Reds’ comenzaron a cantarla a capela antes de cada partido con tal fuerza que el club la adoptó como himno y el título se convirtió en el lema oficial.

La letra define se creó el siglo pasado, pero bien puede definir el carácter del equipo de Jürgen Klopp. “No tengas miedo, camina, camina”, dice una parte. Esa especia de mantra cantado con el corazón motiva a los jugadores a no rendirse jamás. Ahora, con la sexta Champions en la mano, el Liverpool podrá caminar sin tener miedo en la oscuridad. Al fin y al cabo nunca estará solo.