siempre será recordado por . Después de una Eliminatoria en la que se dieron varias circunstancias, la selección, de la mano de , regresó a un Mundial luego de 36 largos años.

 

La aventura de la selección peruana fue corta, solo duró la fase de grupos, pero fue emocionante de principio a fin. La Blanquirroja tuvo momentos de buen fútbol en los campos y en las tribunas siempre ganó por goleada.

El debut ante Dinamarca en el Mordovia Arena de Saransk no fue el esperado. A pesar de gozar de innumerables ocasiones, incluido un penal errado por Christian Cueva cuando el partido iba 0-0, Perú perdió 1-0 con gol de Yussuf Poulsen.

En su segundo partido en el Grupo C, la selección debía vencer a Francia para seguir con vida en el Mundial. Sin embargo, Paolo Guerrero y compañía no pudieron evitar la derrota 1-0 contra los galos, futuros campeones, quienes con tanto de Mbappé eliminaron a Perú.

La despedida de la selección peruana fue con triunfo frente a Australia. Con goles de André Carrillo, uno de los mejores de la Blanquirroja en Rusia 2018, y del capitán Paolo Guerrero, los dirigidos por Gareca se fueron con un 2-0 que fue celebrado por todo el país, que gozó en distintas partes del planeta.

La travesía peruana por Rusia se cerró unos meses después, en septiembre, cuando en la gala del The Best, la FIFA distinguió a la hinchada nacional con el Premio a la Mejor Afición.