Coronavirus: ¿Cuántos medicamentos y dispositivos médicos hay en el país y hasta cuándo habrá stock?
Manuela Zurita

Este viernes 6 de marzo se confirmó el primer caso de (COVID-19) en el Perú. Frente a la inminente propagación del virus en el mundo, el aseguramiento de los inventarios ante un potencial desabastecimiento de medicamentos y dispositivos médicos se ha convertido en un asunto prioritario de la gestión de las empresas de salud y del Estado en el Perú.

(Debido a la llegada del coronavirus al Perú, El Comercio ha decidido mantener liberadas todas sus notas de servicio público referentes al tema. )

La alerta la dio la Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales (Adifan) – que integra a 13 laboratorios farmacéuticos en el país– hace cuatro semanas a través de una carta al Ministerio de Salud (Minsa) en la que llamaba la atención sobre la dependencia del país de China en materia de remedios e insumos, pues el gigante asiático abastece un cuarto de estos ítems en el mundo, según el gremio.

Hay problemas de abastecimiento y los problemas se van a agudizar en los próximos meses, porque ya no están aceptando pedidos”, afirma a Día1 José Enrique Silva, presidente del gremio. No solo se refiere a órdenes en el gigante asiático –donde vale recordar el gobierno cerró las fábricas para evitar el contagio de Covid19–, sino también de Estados Unidos, Europa y de mercados cercanos, como Uruguay, Brasil y Argentina, que dependen asimismo de China. “No se van a desprender de sus insumos. Vamos a tener que mirar mucho hacia dentro”, subraya.

La Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales alertó sobre el posible desabastecimiento al Minsa el pasado 29 de enero.
La Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales alertó sobre el posible desabastecimiento al Minsa el pasado 29 de enero.

De su lado, Omar Neyra, presidente del Comité de Salud (Comsalud) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), que agrupa a 320 empresas, en particular de dispositivos médicos, confirma que han comenzado a explorar mercados alternativos, como India y Malasia.

En la búsqueda, se han encontrado con dos realidades: una, los precios se han triplicado en el caso de las fábricas malasias de guantes y, dos, hay lista de espera. “El Perú no es un mercado prioritario para la gran industria. Cuando tengas un pedido de un insumo que va a escasear, la atención va a ser para un mercado potente”, explica.

LOS STOCKS BAJO LA LUPA

De acuerdo a las fuentes consultadas para este informe hoy existe stock de medicamentos y dispositivos médicos hasta por cuatro meses en el país. “Ahora están llegando productos ordenados en noviembre y diciembre”, indica Neyra, que integra un equipo técnico conformado (el martes pasado) por los gremios del sector salud y el Minsa para monitorear los inventarios.

Día1 consultó a varias empresas de los sectores farmacias, laboratorios y prestación de salud al respecto.

En el de farmacias, Química Suiza –que abastece con medicamentos a 4.000 locales- en el país, informa que poseen inventarios adquiridos hasta junio y busca garantizar la segunda mitad del año. “Tenemos que esperar hasta abril para estar seguros que hasta junio viene lo programado”, indican.

En InRetail Pharma (que gestiona 2.500 locales de Inkafarma y Mifarma), también trabajan para conseguir productos de higiene y prevención de “otras fuentes de abastecimiento”, precisa Hernán Malpartida, director de asuntos corporativos de la compañía. Respecto a las mascarillas (que según comprobó este Diario estaban desabastecidas en Lima en boticas y farmacias el jueves pasado) buscan asimismo mercados proveedores alternativos.

El 70% de los medicamentos que se comercializan en el país es importado, según Comsalud.
El 70% de los medicamentos que se comercializan en el país es importado, según Comsalud.

En el sector laboratorios para el diagnóstico, en Unilabs (que opera alrededor de un tercio del mercado de manera directa e indirecta, además del laboratorio de los Complejos Hospitalarios Alberto Barton y Guillermo Kaelin de Essalud) son conscientes de la potencial escasez de mascarillas, material básico de bioseguridad para su personal. “Lo tenemos asegurado. Sin embargo, tenemos que asegurar una mayor demanda a futuro”, indica Carla Arata, gerente médica y comercial de la firma.

En Synlab (que adquirió Medlab en el 2017 y opera los laboratorios del INCOR y el Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja) no utilizan reactivos chinos, precisa Gonzalo van Oordt, su gerente general. No obstante, a nivel global cada filial de la corporación está presentando planes de contingencia para tres meses, que suponen sobreabastecerse en particular con reactivos para las pruebas de alta rotación.

Como Arata, el ejecutivo advierte que el riesgo –además de expresarse en la cadena de suministro y un eventual incremento súbito de la demanda de pruebas- está en el personal, expuesto al contagio.

Ambos laboratorios cuentan con la prueba de diagnóstico del Covid-19. El primero, en el Perú. El segundo, evalúa los aspectos legales y operativos del envío de muestras a Europa donde posee los equipos de análisis contra la posibilidad de instalarlos en el país. En lo que hace al Instituto Nacional de Salud (INS), la semana pasada la entidad informó que posee entre 1.500 y 2.000 kits para su detección.

Los Complejos Hospitalarios Alberto Barton y Guillermo Kaelin sumaron a su stock de 45 días ítems para 60 días para evitar un eventual desabastecimiento de insumos médicos. (Foto: Juan Ponce)
Los Complejos Hospitalarios Alberto Barton y Guillermo Kaelin sumaron a su stock de 45 días ítems para 60 días para evitar un eventual desabastecimiento de insumos médicos. (Foto: Juan Ponce)

NO BAJAN LA GUARDIA

En las clínicas y hospitales también están revisando inventarios. La red de clínicas del Grupo San Pablo mantiene abiertas sus líneas de compras y supervisa el equipamiento de las salas de presión negativa, donde se aíslan a los posibles infectados. Según explica Abel García, jefe de emergencias de la compañía, estos espacios son exigidos por la certificación Joint Commission, con la que cuentan más de una decena de clínicas privadas en el país. Instalar cada unidad cuesta entre S/20 mil y S/25 mil, estima.

En el sector público, los Complejos Hospitalarios Alberto Barton y Guillermo Kaelin sumaron a su stock de 45 días ítems para 60 días más en un escenario normal de consumo, informa Carlos Roques, gerente general de los consorcios Callao Salud SAC y Villa María del Triunfo Salud SAC, que administran estos hospitales para Essalud.

“Nos advierten las farmacéuticas que podría haber un desabastecimiento en las próximas semanas. En ese aspecto, aplicamos un monitoreo continuo, casi diario, de las conversaciones con los proveedores”, comenta. Además de reportar la situación al Minsa, han implementado medidas para optimizar el uso de los materiales y controles en caso de robo o sustracción de sus almacenes. “Esto es carne de mercado negro”, alerta.

El país tiene stocks de insumos médicos para los próximos cuatro meses, según estiman los gremios proveedores. En los hospitales del Minsa de Lima Metropolitana hoy hay inventarios para los próximos tres meses, informan.
El país tiene stocks de insumos médicos para los próximos cuatro meses, según estiman los gremios proveedores. En los hospitales del Minsa de Lima Metropolitana hoy hay inventarios para los próximos tres meses, informan.
La dependencia de las importaciones de medicamentos, insumos farmacéuticos y dispositivos médicos de China crea potenciales riesgos de abastecimiento para el sistema público y privado de salud.
La dependencia de las importaciones de medicamentos, insumos farmacéuticos y dispositivos médicos de China crea potenciales riesgos de abastecimiento para el sistema público y privado de salud.

En los hospitales de Lima Metropolitana y El Callao, también se aprestan a ampliar los stocks, informa a Día1 Juan Herrera, responsable de la Dirección General de Operaciones del Minsa. “Todos los hospitales tienen stock de seguridad por tres meses”, precisa. “Estamos haciendo el pedido de un cálculo de la sobredemanda en base a escenarios supuestos, que van asociados a las tasas de letalidad de las que tenemos referencia del coronavirus y a la tasa de transmisividad”, explica.

De acuerdo al funcionario, se trata de pedidos extraordinarios de insumos como guantes, mandilones, barbijos, lentes de seguridad, tomadores de muestras e incluso algunos equipos. El plan, que podría suponer desembolsos de más de S/20 millones, es duplicar los stocks actuales para ampliar por seis meses, estima y apunta.

“Los hospitales tienen un presupuesto asignado para todo el año fiscal. Ahora, si hubiera un movimiento masivo, pueden utilizar el dinero que tienen para 12 meses y pueden gastarlo en tres o cuatro meses para atender la sobredemanda”, explica Herrera.

La semana pasada, escaseaban las mascarillas en Lima por temor al contagio de coronavirus. En el país, hay 2 millones de unidades del dispositivo, según han estimado los gremios proveedores de insumos médicos y el Minsa. (Foto: AFP/ Ernesto BENAVIDES)
La semana pasada, escaseaban las mascarillas en Lima por temor al contagio de coronavirus. En el país, hay 2 millones de unidades del dispositivo, según han estimado los gremios proveedores de insumos médicos y el Minsa. (Foto: AFP/ Ernesto BENAVIDES)

¿Cuándo se va a lanzar la licitación? Según indica, la definición de los stocks disponibles en el país en el marco del equipo técnico conformado por los gremio farmacéuticos y de dispositivos médicos y el Estado será central.

Día1 supo que el viernes pasado el equipo técnico definió una lista de 46 ítems prioritarios de dispositivos médicos sobre los cuales el Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares) estaría elaborando un estudio de mercado para lanzar el proceso. Este incluiría una primera adquisición de un millón de mascarillas de México que arribaría al país en los próximos quince días y se sumará a las 2 millones existentes en almacenes públicos y privados, informó Neyra.

El próximo lunes el equipo técnico definiría el listado de medicamentos prioritarios. Día1 intentó contactar al Cenares, pero al cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

CUESTIONES DE FONDO

Mientras la industria local espera que las fábricas chinas recuperen su ritmo normal de producción (entre marzo y abril, confían), el impacto en la cadena de suministro pone sobre la mesa temas de fondo.

Para empezar, la oportunidad y los riesgos que representa importar medicamentos de la India, cuya calidad no está libre de polémica. Al respecto, César Amaro, consultor asociado de Videnza Consultores, explica que si bien existe dicha impronta sobre la industria farmacéutica india, el otro gigante asiático está implementando medidas para fortalecer su oferta.

En tanto, Ángela Flores, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Laboratorios Farmacéuticos (Alafarpe, miembro asimismo del equipo técnico de los privados y el Minsa), opina que Digemid debería acelerar la aprobación del acceso de medicamentos fabricados en países de alta vigilancia sanitaria, que ya cuentan con autorizaciones de la FDA y la EMA.

Pero eso no es todo. A juicio de Flores, el Perú debería adelantar su campaña de vacunación de influenza, que suele ser entre abril y mayo, siguiendo el paso de Chile, que la anticipó para este mes.

Mientras se esclarece el mercado, prevenir puede que sea la mejor estrategia para todos los grupos de interés. Mantener las áreas ventiladas, lavarse muy bien las manos, estornudar en el brazo o el codo ayudó cuando hace diez años el mundo amaneció con la gripe aviar H1N1, recuerda la doctora Arata, de Unilabs. “Esta pandemia es una de varias que van a venir”, acota Amaro para llamar a la calma y previsión.

TEN EN CUENTA:

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Precio de las mascarillas esterilizadas se triplica 28/02/2020

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS