La inmovilización obligatoria ha dejado ver varios problemas en cuanto a lo que ofrecen las viviendas promedio hoy en día.
La inmovilización obligatoria ha dejado ver varios problemas en cuanto a lo que ofrecen las viviendas promedio hoy en día.
Elida Vega

Los han sacado a relucir varios cambios que empezarán a cobrar protagonismo como parte de la nueva normalidad que nos dejará el coronavirus. Y el sector inmobiliario no será ajeno a esos cambios, sobre todo porque el estallido de la pandemia ha puesto de manifiesto que son muchas las personas que se encuentran .

LEA TAMBIÉN:

*

*

*

Esta es una realidad que se ha dejado notar en varios países de la región, incluido el nuestro, en donde un reciente estudio (web) de revela que 91% de peruanos quiere mudarse de su actual lugar de residencia cuando haya terminado la cuarentena.

Según refiere el portal de clasificados ‘online’, que realizó la misma encuesta en otros países vecinos, los resultados obtenidos en nuestro país revelan una realidad muy similar en Argentina (90%), Ecuador (88%), Panamá (86%), Brasil (85%) y México (76,4%). Entre las muchas razones que motivan la disconformidad de los peruanos y de nuestros vecinos de la región, destaca la adaptación, pero –como explica Luciano Barredo, gerente de Márketing del Grupo Navent, dueño de Urbania, Adondevivir y Bumeran– no necesariamente a espacios más grandes o más pequeños, sino a uno más a la medida de los nuevos presupuestos.

“El momento por el que estamos pasando ha generado una situación de inestabilidad económica para muchas familias, principalmente para aquellas que rentan un inmueble y eso se refleja en que los peruanos somos los menos conformes (8,9%) con nuestra vivienda en la región”, afirma, tras advertir que con un mercado reactivándose lentamente, los cerca de tres meses en cuarentena están impidiendo que se regularicen algunos pagos, como el alquiler.

La cuarentena ha afectado la demanda de empleo en el país. Muchos peruanos se han quedado sin trabajo y sin ingresos para afrontar, por ejemplo, el pago de alquiler de sus viviendas. (Fotos: Anthony Niño de Guzman \ GEC).
La cuarentena ha afectado la demanda de empleo en el país. Muchos peruanos se han quedado sin trabajo y sin ingresos para afrontar, por ejemplo, el pago de alquiler de sus viviendas. (Fotos: Anthony Niño de Guzman \ GEC).

CUESTIÓN DE PRIORIDADES

Sobre las razones que motivarían la elección de su nuevo lugar de residencia cuando se levanten las restricciones por la pandemia, el estudio revela que los peruanos priorizarían más la ubicación y cercanía a comercios esenciales (26,6%), mientras que en Ecuador, por ejemplo, la elección se inclinaría hacia los espacios libres y áreas verdes (25,1%).

Según Luciano Barredo, “a pesar de que los peruanos sí gustan de parques o áreas verdes cerca a sus viviendas, los comercios esenciales llegan a ser más solicitados e incluso pueden brindarle mayor valor al inmueble a vender o alquilar, debido a que facilitan las actividades diarias de las familias”.

El ejecutivo refiere que “un banco, un mercado o una tienda de abarrotes son considerados atributos positivos al momento de ofrecer una vivienda”, por lo que suelen ser parte de las características que más se colocan en avisos como los que se publican en Urbania o Adondevivir. Además, aunque la encuesta de da cuenta de que una parte de la población sí preferiría tener espacios libres y áreas verdes, debido a la poca libertad de tránsito que por estos días se tiene para disfrutar de esos espacios, “la mayoría está optando por preferir la cercanía a comercios esenciales, evitando así desplazamientos prolongados y, en consecuencia, mayor exposición al contagio”.

Y, en línea con lo que se ha venido apreciando en el mercado, sobre todo desde el 2015, cuando el área promedio de los departamentos en venta empezó a disminuir (según Credicorp Capital pasó de 88 m2 en el 2015 a 76 m2 en el 2019), el estudio de corrobora que frente a la posibilidad de mudarse, el Perú es el país con mayor preferencia por una vivienda más pequeña (15%), mientras que Panamá inclina sus preferencias hacia una vivienda más grande (33,9%).

La ausencia de espacios exclusivas para el 'home office' es otro de los problemas que ha dejado a la luz esta pandemia.
La ausencia de espacios exclusivas para el 'home office' es otro de los problemas que ha dejado a la luz esta pandemia.

REPERCUSIONES DEL ‘HOME OFFICE’

Sobre el impacto que podría generar la acelerada llegada del teletrabajo, a raíz de la pandemia, y la relación que tendría con el rediseño de algunos proyectos de viviendas –tal como lo han adelantado varias inmobiliarias a este suplemento–, Barredo sostiene que tener un espacio dedicado íntegramente para esta actividad todavía implica un presupuesto que en esta coyuntura y después de esta no serán las prioridades. “En el Perú, son pocas las viviendas con espacios exclusivos para oficina, y esto se demuestra en las pocas empresas o actividades que estaban preparadas para llevar a cabo el teletrabajo, por eso se está buscando ubicar mejor las oficinas en espacios temporales como escritorios en el dormitorio, en la sala o usando la mesa del comedor, sin restar de habitaciones al hogar”, asegura.

Además de la intención de mudarse, otro resultado develado por que causa cierta sorpresa son las intenciones que tiene el 89,6% de los peruanos encuestados por invertir en su hogar después de la cuarentena. Luciano Barredo asegura que dicho plan permite suponer que, por estos días, los peruanos buscamos una vivienda más adaptada a nuestras necesidades actuales.

En ese sentido, “la inversión iría hacia gastos como refacciones o remodelaciones para valorar mejor y sentirse más conformes con su vivienda”. Eso es algo que no percibían antes de la cuarentena debido a que no pasaban tanto tiempo en su hogar, por lo que “el reto del sector inmobiliario estará en adaptar los espacios según las necesidades de la población”.

TE PUEDE INTERESAR:

*

*

*

*

*