Mauricio Restrepo

Los altos precios que se vienen registrando en las gasolinas y diésel para el transporte vehicular durante el primer semestre del año, han generado un importante golpe al bolsillo de los peruanos.

La alternativa del gas licuado del petróleo (GLP) ha demostrado que no es la mejor opción, debido a que sigue la tendencia de los incrementos del precio del petróleo y, además, por el riesgo de desabastecimiento, como el que se presentó durante la última semana en las estaciones de servicio, debido a variables que no se pueden controlar, particularmente, el oleaje que dificulta el ingreso de naves a los terminales portuarios.

Ante este panorama, el GNV (Gas Natural Vehicular) se presenta como un combustible eficiente y estable en cuanto a su suministro, pues es un producto 100% peruano que no está sujeto a las variaciones de los precios internacionales.

Sin embargo, el porcentaje de penetración del GNV en el Perú es muy pequeño en comparación con el de los combustibles con los cuales compite (gasolinas, GLP y diésel).

¿Se debe esto a la falta de promoción o de subsidios e incentivos? En el presente podemos hablar de que es un mercado que viene despertando exponencialmente. La volatilidad y alza abrupta del precio de sus competidores ha generado un gran apetito en los consumidores.

Para masificar su uso, el gobierno peruano ha creado el programa “Ahorro GNV” con el que financia al 100% la conversión a gas natural de vehículos livianos (autos y camionetas). En el taller no se realiza pago alguno por concepto de la instalación de equipos.

Repito: se financia el 100% de la conversión y se paga sólo una pequeña parte cada vez que se carga el vehículo con GNV en la estación de servicio. Es decir, que se va pagando con el mismo ahorro en el consumo.

Actualmente, todos los dueños de vehículos que funcionan a gasolina o a GLP pueden acceder a este beneficio.

La conversión se realiza en talleres autorizados por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y a la fecha ya existen 170 talleres a nivel nacional, de ellos 140 en Lima.

En cuanto al número de vehículos convertidos a GNV, se calcula que ya son más de 40 mil y se espera que para fines de este año se conviertan hasta 70 mil (US$ 71 millones).

A pesar de esto, existen muchos mitos sobre el desempeño del GNV como combustible ¿Qué claridad tenemos sobre esto?

En esto hay ser muy claro y puntual. El GNV no va a afectar la potencia de su vehículo. Por el contrario, es un combustible más limpio, que no tiene los altos niveles de carbono como el GLP y las gasolinas, las cuales afectan el motor y contaminan el aire. El GNV tiene una combustión más limpia.

Su vehículo no se va a malograr. Solo hay que hacer los mantenimientos debidos. El GNV va a ayudar a que usted ahorre un 40% con respecto al GLP y un 60 % con respecto a la gasolina.

El GNV es el combustible más seguro y limpio entre todos sus competidores.

Mauricio Restrepo Ospina es representante de Contugas